ES UNA CATÁSTROFE EL IMPUESTO AL VINO

Desde Nación anunciaron una ley para subir el 20% de bebidas alcohólicas y esto afectaría al vino. Para el presidente de la COVIAR, Ángel Leotta, ??ova a destruir la industria, es inadmisible y nos vamos a pelear en contra???.

CATÁSTROFE POR EL IMPUESTO AL VINO

Inadmisible, catástrofe e ilógico. Esos fueron algunos de los calificativos que usó Ángel Leotta, presidente de la COVIAR, al hablar del proyecto nacional para aumentar un 20% los impuestos a bebidas alcohólicas y azucaradas, que afectaría también al vino.

Según explicó el productor en una entrevista a Radio Sarmiento, el vino sufrirá especialmente esta medida, ya que actualmente no paga aranceles debido a que el mercado está en baja. De esta manera los productores pasarían de pagar 0 a un 20% del total de su producto. En, por ejemplo, la caja de vino, el comprador podría vivir un impacto de 7 u 8 pesos de aumento en la góndola, pasando de unos $37 a $44.

Leotta aseguró que “esta medida va a destruir la industria regional, que cuando vamos a Buenos Aires se cansan de elogiar, pero después nos la dan por la cabeza”. Además dijo que “no vamos a aceptar ni el 1% de aumento, esta media es inadmisible, irracional, y cuando nos reunimos con el Presidente le dijimos esto”.

Según el productor sanjuanino, ya están trabajando en un plan de acción para convocar a legisladores sanjuaninos y de todas las provincias productoras para “pelear la ley en el Congreso”. La estrategia de los viñateros será demostrar que “el vino no es una bebida alcohólica, es una bebida alimenticia avalada por los profesionales de la salud. No es un producto industrial, es algo muy diferente, producto de una familia elaborador y está consustanciado con el sentir cordillerano”.

Otros sectores

Las bebidas an alcohólicas -que no poseen alcohol- pagan un 4% de impuestos Internos cuando se trata de aguas y gaseosas que tienen más de 10% de jugo. En el caso de las gaseosas, tributan un 8%, más allá de la cantidad de azúcar que posean. En los planes oficiales, el gravamen escalaría de 4% a 8% para aguas y gaseosas con jugos, y de 8% a 20% en el resto de las gaseosas.

Como hay impuestos a las bebidas "azucaradas" en decenas de lugares del mundo, por razones "de salud", en el Gobierno hay quienes piensan que hay que diferenciarlas de aquellas gaseosas sin calorías. Pero la decisión final no estaría tomada, porque la implementación implica cierta complejidad.

La cerveza paga un 8,7% de impuestos Internos. Con la reforma, ese tributo subiría a 20%. De esta forma, será equiparada con otras bebidas alcohólicas, como vino y espumantes.

TIEMPO DE SAN JUAN

RADIO ESCUCHAS DE SENSACIONES EN FACEBOOK

RADIO ESCUCHAS DE ANDRES ZARZUELO EN FACEBOOK GRUPO