Juez rechazará el planteo que busca apartarlo del caso de Caballero Vidal

WALTER RÍOS/DIARIO DE CUYO
Movida. Juan Carlos Caballero Vidal (a la izquierda) realizó su primera presentación en la Justicia Federal, luego de que fuera imputado por delitos de lesa humanidad. Busca recusar al fiscal y al juez.

Tras ser imputado como partícipe de delitos de lesa humanidad mientras se desempeñó como juez de primera instancia durante la dictadura militar, el hoy cortista Juan Carlos Caballero Vidal realizó ayer su primer movimiento judicial en la causa Cevinelli: a través de sus abogados, busca apartar de la causa al magistrado Leopoldo Rago Gallo y al fiscal Federal Francisco Maldonado. Sin embargo, fuentes calificadas aseguraron que el primero de ellos rechazará la recusación, la cual fue calificada como “dilatoria”. Sucede, que en la práctica, la movida frenaría la investigación hasta que haya una resolución final sobre ese punto, ya que uno de los defensores, Fernando Castro, adelantó que acudirá hasta la Corte Suprema de Justicia. Castro además habló en Radio Sarmiento sobre otro testimonio que involucra al ministro del máximo tribunal local, el cual señaló que no hizo nada frente a la muerte de un detenido. El profesional indicó que no era su competencia sino de la entonces Justicia Militar.

Con la investigación en marcha, Caballero Vidal designó como defensores a Castro y a Rolando Lozano, quienes recusaron al juez y al fiscal. Este último requirió la instrucción contra el actual cortista, al considerarlo parte del aparato represivo del proceso militar, dado que habría omitido llevar a cabo las investigaciones sobre los delitos que sufrió Héctor Cevinelli, quien fue secuestrado, torturado y al que además le robaron, garantizando la impunidad de los autores de esos hechos, según el escrito. En el segundo megajuicio por delitos de lesa humanidad, en la exposición de la causa Cevinelli, quien había sido su abogado, Pedro Bayugar, declaró que fue intimidado por Caballero Vidal con una pistola para que él y la familia de la víctima se olvidaran de todo lo sucedido.

En su defensa, el cortista apunta a apartar a Rago Gallo y Maldonado porque ambos intervinieron en la causa Cevinelli. El caso, señala, “guarda íntima relación con los hechos que dan base a las imputaciones en mi contra”, lo que a su entender, “me crea el temor razonable que vuestra señoría pueda verse afectada en su imparcialidad”. Sin embargo, las fuentes afirmaron que el juez federal rechazará el planteo, aunque no trascendieron los argumentos.

En el escrito, Caballero Vidal reconoce que recibió el hábeas corpus que presentó Bayugar para dar con el paradero de Cevinelli y lograr su libertad. Pero señala que “los oficios que se cursaron (policía local y federal y RIM 22)” para localizar a la víctima, “arrojaron resultado negativo, razón por la que no se pudo avanzar”. Y refleja que lo mismo sucedió en la Justicia Federal. En ese sentido, se pregunta por qué “el hábeas corpus presentado en mi juzgado habría de tener un resultado distinto del que tuvo en la Justicia Federal y, mucho menos, de qué modo esa presentación y mi intervención en ella pudo tener alguna vinculación en la situación de detención ilegal que sufrió Cevinelli”. Las fuentes recordaron que por esa inacción judicial, hoy se encuentra procesado el exfiscal Federal Juan Carlos Yannello por delitos de lesa humanidad.

CAUSA CARVAJAL

En el marco de la investigación contra Caballero Vidal por la causa Cevinelli, DIARIO DE CUYO dio a conocer otro testimonio que le apuntaba al hoy cortista. Fue el de Carlos Bula, quien patrocinó a la familia de Alberto Carvajal, que buscaba saber cómo fue su muerte, ya que las autoridades militares dijeron que se había suicidado en el Penal, pero las pruebas revelaron que fue a causa de las torturas. Bula había dicho que Caballero Vidal ordenó la autopsia, por pedido del jefe del RIM 22, pero que no investigó la muerte ni envió copias a la Justicia Federal.

Castro explicó en Radio Sarmiento que en el fallecimiento de Carvajal, se trabajó un sumario bajo la Justicia Militar, que el juez “cumplió con lo que se le requirió en su momento y nada más”, que vio los resultados de la autopsia, que “no era competencia de él investigar la muerte”, ya que estaba interviniendo la Justicia Militar.

Contrapuntos

Justicia provincial

Caballero Vidal sostuvo que en ninguno de los juicios de lesa hubo algún elemento que indicara la participación de la Justicia provincial en el estructura represiva. El fiscal Maldonado había señalado que pese a la responsabilidad institucional que tenía (era juez de primera instancia) no hizo nada para ayudar a Cevinelli.

Crítica

El hoy cortista puso “en tela de juicio” la responsabilidad funcional del juez y del fiscal, debido a que señaló que el testigo Bayugar, defensor de Cevinelli, había dado la misma declaración en la instrucción de la causa, en 2012, y que el fiscal y el juez no abrieron la investigación en su momento.

Hábeas corpus

Caballero Vidal expresó que realizó los trámites ante el hábeas corpus que Bayugar presentó por Cevinelli. Para el fiscal, el entonces juez no “articuló los mecanismos legales existentes a su disposición” para “mejorar la esfera de derechos que le competían a Cevinelli”, por lo tanto, una infracción a su deber.