En junio habrá ingresado desde Chile el equivalente a un mes de stock vínico

DH
Hasta ahora ingresaron 50 millones de litros de vino a granel y se espera que en junio se alcance los 80 millones, lo que equivale a un mes de vino producido por la región.

Más allá de lo que anticipó en Diario Huarpe el ministro de la Producción y Desarrollo Económico, Andrés Díaz Cano acerca de la merma en la cosecha en esta temporada, sin dudas otra variante colaboró con el pésimo año vínico. Se trata del ingreso de caldos vínicos importados desde Chile, lo que generó gran preocupación y disconformidad en el sector productivo dejándolos contra las cuerdas. Los grandes bodegueros son los únicos que se beneficiaron e idearon esta estrategia.

Los números son los complicados porque aunque se haya elevado un impuesto para desalentar el ingreso del vino a granel desde Chile, el precio de igual modo fue suficientemente rentable para las grandes bodegas, quienes continuaron trayendo el líquido trasandino.

Lo lamentable en esta historia también es lo que pasará a mitad de año, según los cálculos previstos desde el Gobierno. Es que todo indica que en el mes de junio habrá ingresado los litros suficientes para cubrir un mes de stock en la región, es decir, el vino a granel ese mes habrá alcanzado un equivale a un mes de stock vínico realizados por productores de la región.

“Hasta el momento, entre Mendoza y San Juan han ingresado 50 millones de litros de vino y a la provincia corresponden 19 millones de litros. El tema es que cuando lleguemos a los 80 millones vamos a completar un mes de stock más que vamos a tener en la región”, explicó el ministro Andrés Díaz Cano.

Esto significa que a medida que ingrese más caldo vínico, el precio del vino que vende el productor bajará aún más, viéndose beneficiadas sólo las grandes bodegas.

Desde la cartera del Ejecutivo, explicaron que “calculamos que esa cantidad de vino lo vamos a tener cuando sea la fecha de liberación, ahora en junio, por ese es un problema”.

Esta problemática fue transmitida al ministro de Agroindustria de la Nación Ricardo Buryaile, para ver la posibilidad de poder detener la acción o tomar alguna medida. “Lo que hay que hacer es cerrar esas ventanas de importaciones que se abren porque perjudica a la industria local y nacional. De alguna manera el Estado debe poner alguna barrera para impedir esto”, cerró el ministro Díaz Cano.