El "obstetra de la ESMA" pidió que le apliquen el "2x1" y que lo liberen

Ayer, dos represores condenados por el robo de bebés también hicieron el mismo pedido

La decisión de la Corte Suprema de Justicia de otorgar el beneficio del "2×1" a un preso por delitos de lesa humanidad generó que otros reclusos accionen para conseguir el mismo beneficio.

Ese es el caso del ex médico de la Armada, Jorge Luis Magnacco: el hombre que cumple condena por robo de bebés le solicitó hoy al Tribunal Oral Federal 5 (TOF5) que aplique el "2×1" y lo deje en libertad condicional, lo que generó un fuerte rechazo de los organismos de derechos humanos.

Así lo informaron hoy a la agencai DyN fuentes judiciales que además precisaron que la solicitud fue hecha por el defensor oficial Matías De La Fuente en el marco del juicio oral y público denominado "ESMA III", que empezó en 2012 con 68 acusados y tiene a Magnacco en el banquillo.


La Corte Suprema de Justicia otorgó esta semana el beneficio del "2×1" para el cómputo de la pena a un preso por delitos de lesa humanidad, lo que generó un fuerte rechazo de los organismos de derechos humanos.

Magnacco se desempeñó como médico obstetra en el centro clandestino de detención que funcionó en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) y ya cumple una condena a 10 años de prisión en el penal federal de Marcos Paz por apropiación de una criatura nacida en cautiverio.

En 2013 Magnacco gozaba de la detención domiciliaria pero la Cámara Federal revocó ese beneficio y lo envió a una cárcel común, tras haber sido observado cuando paseaba por un centro de compras. Los marinos de la ESMA llamaban "La Sardá" al sitio que funcionó en el centro de reclusión y torturas bajo la dirección de Magnacco y en el que varias prisioneras embarazadas dieron a luz, en referencia a la Maternidad Sardá, dependiente del gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

El juicio "ESMA III" es encabezado por los jueces por los jueces Daniel Obligado, Adriana Paliotti y Leopoldo Bruglia, que actualmente escuchan los alegatos del abogado defensor de varios marinos, Guillermo Fanego, tras haber oído a casi 900 testigos desde noviembre de 2012.

Además de Magnacco, en el banquillo se sientan, entre otros, varios presuntos pilotos de "vuelos de la muerte" que arrojaban a las víctimas vivas al mar, Enrique José De Saint y Georges Mario Daniel Arru, Alejandro Domingo D'Agostino, Julio César Poch y hasta el secretario de Hacienda de la dictadura Juan Alemann.

Por el centro clandestino de detención de la ESMA –ubicada en Avenida del Libertador al 8100 de esta capital– se calcula que pasaron alrededor de 5.000 prisioneros de la dictadura, que fueron sometidos a tormentos y asesinados. En 2004 el edificio de la ESMA fue transformado en el Espacio Memoria y Derechos Humanos, que funciona como museo y lugar de reflexión y de múltiples actividades en defensa de los derechos humanos y de repudio y condena del terrorismo de Estado.