USA BUSCA EXCUSAS PARA UNA GUERA CON COREA DEL NORTE

LAS EXCUSAS LA HA LANZADO EL VICEPRESIDENTE DE USA
Corea del Norte volvió a desafiar ayer a los Estados Unidos con el lanzamiento fallido de un misil que explotó a los pocos minutos. La prueba se hizo en medio del pomposo desfile militar organizado por Pyongyang -la capital del país asiático- para celebrar el 105 aniversario del fundador del régimen, Kim Il-sung.

Donald Trump, amenazó con emplear submarinos para contener el programa de armamento de los norcoreanos.



A menos de 200 kilómetros de la capital norcoreana se encuentra el vicepresidente de Donald Trump, Mike Pence, que viajó a Seúl y calificó de "provocación" esta prueba, que aumenta la tensión que se vive en la península coreana.

"Se trata de una provocación, que es simplemente el último recordatorio de los riesgos que encara cada uno de ustedes cada día", le dijo Pence ante un grupo de militares estadounidenses durante una cena por el Domingo de Pascua en la céntrica base militar de Yongsan, en la capital surcoreana. Pence viajó junto a su mujer y sus dos hijas en la base aérea de Osan (al sur de Seúl) poco después de que Corea del Norte tratara de lanzar sin éxito desde la localidad de Sinpo (este del país) un misil que estalló poco después de ser disparado.

La acción norcoreana es una nueva muestra del desafío hacia Washington con su programa armamentístico, un día después de haber celebrado el aniversario del fundador del régimen, Kim Il-sung, abuelo del actual líder Kim Jong-un. En la prueba se exhibieron misiles de alcance intercontinental, con la promesa de responder a un hipotético ataque estadounidense con armas nucleares.

El número dos de la Administración Trump visitó la base después de pasar por el Cementerio Nacional de Seúl, donde están enterrados veteranos de la Guerra de Corea (1050-1953), en un gesto para reforzar la alianza militar entre Washington y Seúl. Pence aseguró durante la cena que bajo el liderazgo de Trump "el compromiso con estaalianza histórica" es más fuerte que nunca.


Trump y Kim, cara a cara

Trump, por el contrario, "no siempre piensa con claridad", sostiene Bristol. A diferencia del líder norcoreano, quien se centra en una sola cosa: la supervivencia de su país, el jefe de la Casa Blanca tiene la "capacidad de atención de un niño de 4 años". Kim podría demostrar ser un actor internacional "mucho más inteligente" que el presidente de EE.UU.

En este sentido, el analista considera que sería "absurdo" pensar que en una negociación cara a cara Trump lograra convencer a Kim Jon-un de que desista de su programa nuclear. Según el miembro del Instituto de Política Mundial, por el momento no hay una solución adecuada para el problema norcoreano.

La opción militar tiene un precio demasiado alto, y la posibilidad de llevar a cabo un "ataque preventivo" se esfumó en octubre del 2006, cuando Pionyang realizó su primera prueba nuclear, asegura. Ahora, para negociar con Corea del Norte se requiere de un negociador "extraordinariamente hábil" con un profundo conocimiento del país, del problema, de la gente y de la región.

LA POLÍTICA INTERNA DE TRUMP FRACASA Y NECESITA UN ENEMIGO EXTERNO PARA ENTRETENER A ESTADOS UNIDOS


PORTA AVIONES EN LA PENÍNSULA DE COREA

 Tres portaaviones de EE.UU. llegarán la próxima semana a las aguas que rodean la península coreana para disuadir a Corea del Norte de seguir llevando a cabo pruebas de misiles y ensayos nucleares, informa la agencia Yonhap citando a fuentes del Gobierno surcoreano.

El portaaviones USS Carl Vinson (CVN-70) y su grupo de ataque, que partió hacia esa región el pasado 8 de abril desde Singapur, llegará al mar de Japón el próximo 25 de abril, afirmaron las fuentes. Washington "está discutiendo con el Gobierno de Corea del Sur sobre unas maniobras militares con la participación del grupo de ataque del portaaviones", agregaron.

Además del USS Carl Vinson, la próxima semana al mar de Japón llegarán también los portaaviones USS Ronald Reagan (CVN-76) y el USS Nimitz (CVN-68). Inicialmente se esperaba que el CVN-70 llegaría a la península coreana este 15 de abril, fecha en que Corea del Norte celebró el 105º aniversario del nacimiento de su fundador, Kim Il-sung. EE.UU. afirmaba que ese día el Gobierno norcoreano iba a realizar su sexta prueba nuclear.



RECURREN A CHINA DESDE USA
Presión económica

McMaster sostuvo la esperanza de que Pekín pudiera ejercer presión económica sobre Pionyang, teniendo en cuenta los lazos profundos y la complicada historia entre China y Corea del Norte.
Otros políticos estadounidenses, por su parte, también han destacado la importancia de la cooperación con Pekín para la reducción de la tensión en la región. Así, el senador por Arizona, John McCain, dijo a NBC que China era "la clave" para prevenir "lo que podría ser un evento catastrófico".

Mientras tanto, el demócrata Bernie Sanders y el presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de EE.UU., Ed Royce, han ofrecido un camino alternativo, instando al presidente a imponer sanciones a 10 bancos chinos, para ahogar la financiación del programa de misiles de Corea del Norte. "Estamos buscando cerrar cada centavo de dinero que entra allí", dijo Royce.

Las relaciones entre China y Corea del Norte se han deteriorado últimamente, ya que los diplomáticos chinos se estaban frustrando cada vez más con la administración de Kim Jong-un, y en febrero Pekín prohibió las importaciones de carbón norcoreano, una importante fuente de ingresos para Pionyang. En enero, China dijo que cumpliría con las nuevas sanciones de la ONU. Aun así, el comercio entre las naciones ha aumentado desde el año pasado: Corea del Norte realiza el 80-90% de su comercio con China.