Malcorra le expresó "sorpresa y molestia" al jefe de la OEA

Natasha Niebieskikwiat/CLARÍN
La canciller argentina llamó al secretario general de la Organización de Estados Americanos tras la publicación en Twitter de la carta que el uruguayo le mandó a la líder de la Tupac Amaru.


La canciller Susana Malcorra llamó anoche al secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, para expresarle su sorpresa y molestia por la publicación en Twitter de la carta que inesperadamente le mandó a la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala, detenida en una cárcel de Jujuy desde principios de año y un engrosado listado de acusaciones por fraude y corrupción. Almagro se solidarizó con la dirigente K. 
Fuentes diplomáticas informaron a Clarín que el llamado de Malcorra al uruguayo Almagro se produjo apenas la ministra regresó de Cuba –adonde viajó para participar de los funerales de Fidel Castro- para unirse al retiro del Gabinete de Mauricio Macri en Chapadmalal. “No hay nota ni respuesta a Almagro porque su carta no esta dirigida al gobierno argentino”, señaló una fuente ante la insistencia de este diario por saber cuál sería la reacción oficial del gobierno de Macri. También en la Rosada cayeron mal las expresiones del uruguayo que usa Twitter para sus expresiones personales, para comunicar sus publicaciones y en menor medida las decisiones de la OEA.
El martes, Almagro tuitueó una extensa carta de respuesta a otra que Sala le mandó el 26 de noviembre pidiéndole apoyo para su liberación. Ella y sus simpatizantes se consideran una "presa política". En su respuesta, Almagro expresó que compartía la “preocupación” por su situación y pidió por su "inmediata liberación". El ex canciller del presidente José Mujica dio que sus opiniones se basaban en las impresiones que le transmitieron la Comisión Interamericana de Derechos Humandso (CIDH), el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y otros organismos como el Centro de Estudios y Legales y Sociales. Varios de ellos están ligados kirchnerismo.
“El más firme apego al pleno respeto de los derechos civiles y políticos, a la libertad de expresión, así como a las garantías del debido proceso y al no abuso del instituto de la prisión preventiva me convencen de la necesidad de su inmediata liberación", escribió Almagro en un texto que golpeó directamente al pensamiento del gobierno de Cambiemos sobre Sala, pese a que la detención fue ordenada por la justicia jujeña.
Según supo este diario, anoche Malcorra le recordó a Almagro que el caso Sala no se discute en el órgano central de la OEA sino en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Allí organizaciones como el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) presentó un pedido de cautelar para que pidan la liberación de Sala. Efectivamente, la larga prisión preventiva que ordenó la justicia jujeña contra la dirigente social kirchnerista por un acampe frente a la casa de gobierno de Jujuy es motivo de cuestionamientos. Y deja en situación de incomodidad a Mauricio Macri, en lo que en realidad es sus inicios una pelea política entre Sala y el hoy gobernador Gerardo Morales.
La carta de Almagro a Sala fue tomada en la provincia de Jujuy como una cuestión “personal” de Almagro, que no estaba ni siquiera en Washington el día Las organizaciones K libraron una batalla internacional para lograr su liberación y lograron repercusiones en organismos como Amnistía Internacional y en un grupo de la ONU. Al mismo tiempo en la CIDH lograron que se debata una medida cautelar que pida su liberación y que aún no ha concluido. Almagro dijo compartir las conclusiones del Comité sobre Detenciones Arbitrarias de la ONU que expresó que “no se demostró en este caso riesgo de fuga o de entorpecimiento de la investigación que justifiquen su privación de libertad”.
El gobierno de Mauricio Macri se vio obligado a tomar cartas en el asunto. Se invitó a los expertos del panel y a la CIDH a visitar la Argentina para conocer de cerca el tema y también respondieron a los planteos. El tema ha generado, incluso, malestar contra los embajadores argentinos ante la OEA y ante los organismos internacionales en Ginebra. Desde la Rosada objetan que no pudieron ver el impacto de la jugada en favor de Sala que llevaron adelante figuras como el ex canciller Jorge Taiana desde la presidencia del Parlasur, un cargo del que daría un paso al costado en breve.

RADIO ESCUCHAS DE SENSACIONES EN FACEBOOK

RADIO ESCUCHAS DE ANDRES ZARZUELO EN FACEBOOK GRUPO