El WhatsApp que alteró a la Plata fue grabado por una empleada municipal

“Como mujer de bien que soy les quiero pedir disculpas a todos los que alarmé con el audio”, escribió, en una carta pública que difundió la Comuna, Jaquelina Nadaya, la mujer que confesó ser la autora del mensaje que desató un pánico generalizado en la Región al alertar, a través de un WhatsApp que no tardó en viralizarse, sobre la inminencia de una tormenta feroz - similar a la que provocó la inundación el 2 de abril de 2013 - con “cola de tornado” incluido. Empleada municipal, ahora enfrenta un sumario administrativo que determinará bajo qué circunstancia lanzó la injustificada voz de alarma y si se la cesanteará o no por ser responsable del episodio.
Al mediodía de anteayer, la Región fue escenario de una psicosis colectiva producto, en parte, del trauma que dejó, en miles de vecinos, la vivencia trágica de la inundación de 2013. Había, es cierto, un alerta del Servicio Meteorológico Nacional, que advertía por la llegada de un frente de tormenta “severa”. Pero Nadaya, una vecina de Villa Elvira que trabaja como cooperativista en la delegación municipal de esa localidad, sumó a esa realidad un alerta que sembró el terror en los hogares, las escuelas, las oficinas y los comercios de toda la Región: mandó un WhatsApp al grupo de madres del jardín de infantes donde asiste su hija menor asegurando que iba a caer la misma cantidad de lluvia que la de aquella dramática noche, acompañada, además, de “la cola de un tornado”; sugería, por el alto grado de la emergencia, “no mandar los chicos a la escuela”.


Al mediodía de anteayer, la Región fue escenario de una psicosis colectiva producto, en parte, del trauma que dejó, en miles de vecinos, la vivencia trágica de la inundación de 2013. Había, es cierto, un alerta del Servicio Meteorológico Nacional, que advertía por la llegada de un frente de tormenta “severa”. Pero Nadaya, una vecina de Villa Elvira que trabaja como cooperativista en la delegación municipal de esa localidad, sumó a esa realidad un alerta que sembró el terror en los hogares, las escuelas, las oficinas y los comercios de toda la Región: mandó un WhatsApp al grupo de madres del jardín de infantes donde asiste su hija menor asegurando que iba a caer la misma cantidad de lluvia que la de aquella dramática noche, acompañada, además, de “la cola de un tornado”; sugería, por el alto grado de la emergencia, “no mandar los chicos a la escuela”.

El mensaje se reprodujo, en cuestión de minutos, en cientos de celulares; ganó las redes sociales y repercutió en los ámbitos escolares, comerciales y administrativos; los padres fueron en masa a buscar a sus hijos a los colegios, se suspendieron clases de actividades extra curriculares, en algunas dependencias públicas dieron un “asueto” sorpresivo, y los vecinos, en general, se pusieron en guardia. El audio, surgido en un grupo de WhatsApp y cuya información la desmintió de inmediato el SMN fue el que provocó el susto masivo. La Comuna presentó una denuncia penal por “intimidación pública” y solicitó a la Justicia que se investigue el hecho.

PEDIDO DE DISCULPAS

La autora del mensaje se presentó, por su cuenta, en el Palacio Municipal a primera hora de ayer. Se reunió con el secretario de Legal y Técnica de la Municipalidad de La Plata, Rubén Darío Ganduglia, y confesó que había sido ella quien, “asustada” y con la intención de “prevenir consecuencias graves” había grabado y enviado el audio a las doce madres reunidas en el grupo de WhatsApp - ver aparte -.

Durante el encuentro con el funcionario comunal Nadaya manifestó su interés en pedir disculpas públicas, y ahí mismo confeccionó la carta que el Municipio difundió al rato. En la misiva, la mujer dijo que se enteró de que se acercaba una tormenta y se dejó llevar por el miedo y el impulso, y que no persiguió otro fin que “informarle a un grupo de amigos y conocidos”. Quiso, según indicó, “actuar preventivamente”.

Contó, asimismo, que “sufrí y padecí las inundaciones del 2001 y 2013, por lo que sé lo que se siente perder todo por la lluvia”. Afirmó que aquellas experiencias le dejaron una “tristeza imborrable” y explicó: “al escuchar que se avecinaba una tormenta, busqué principalmente dar aviso a mis familiares, amigos y conocidos, para que tomen los recaudos necesarios”. Concluyó la carta pidiendo disculpas “ a todos”.

¿PREVENCIÓN O POLÍTICA?

Nadaya entrenta ahora, además de la causa presentada en la Justicia, un proceso sumarial que inició la Municipalidad. “Ella tiene que hacer su descargo - precisaron fuentes comunales -; y mientras que se investigue el caso se la separa del cargo”.

Por su parte, el intendente Julio Garro advirtió que no descarta desplazar a Nadaya de su cargo. En declaraciones a EL DIA, el jefe comunal dijo que a pesar de que la mujer se presentó en el Palacio Municipal a pedir perdón personalmente, existe la posibilidad de aplicarle “duras sanciones”, incluso, hasta su desplazamiento.

Lo que se busca investigar - tanto en la esfera del Municipio como en el de la Justicia penal - es si el audio tuvo algún objetivo que no haya sido el del mero alerta a los alegados de la mujer. En espacios comunales, por caso, se cree que pudo haber habido alguna intención de carácter político.

Ocurre que en la web circularon fotos de Nadaya junto a referentes del bruerismo como al actual intendente platense.

DIARIO EL DÍA