Hebe de Bonafini desafía al juez Martínez De Giorgi

"Que venga, estoy acompañada por un montón de gente"
La jefa de las madres de la Plaza de Mayo ratificó que no irá a la citación del juez que la investiga por el plan Sueños Compartidos. “Mi vida no vale nada”, dijo
La frase de la jefa de la organización Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, fue pronunciada esta mañana, después de enviarla al juez Marcelo Martínez De Giorgi una carta en la que ratificó su decisión de no asistir, por segunda vez, a la citación en la causa en la que se investigan multimillonarias maniobras de corrupción en el plan de viviendas Sueños Compartidos que armó la fundación de derechos humanos durante los gobiernos de Cristina Elisabet Kirchner.

"Que venga. No sólo yo lo estoy esperando, sino que hay muchas personas. Estoy acompañada por un montón de gente que tiene miedo que me vengan a buscar".

La frase de la jefa de la organización Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, fue pronunciada esta mañana, después de enviarla al juez Marcelo Martínez De Giorgi una carta en la que ratificó su decisión de no asistir, por segunda vez, a la citación en la causa en la que se investigan multimillonarias maniobras de corrupción en el plan de viviendas Sueños Compartidos que armó la fundación de derechos humanos durante los gobiernos de Cristina Elisabet Kirchner.

En radio Del Plata, la jefa de las madres de la plaza de Mayo consideró que la citación era "una burla" y reveló que el magistrado ya había tenido un encuentro con ella reservado "en su escritorio" en el que le informó "todo lo que había pasado en la fundación" y el programa de viviendas que había llevado adelante la asociación con los hermanos Sergio y Pablo Schoklender.

"Hay que rebelarnos ante estos jueces, que no son jueces, sino sirvientes del poder", afirmó y agregó que "no" tiene "miedo a las consecuencias, porque para mí lo más importante es la vida y el honor de mis hijos".

Finalmente, advirtió Hebe de Bonafini: "Si me tienen que meter presa, que me metan, mi vida no vale nada. Yo ya tengo 90 años, para mí vale la vida de mis hijos".