El aumento de la tasa de actividad explicó gran parte del incremento del desempleo

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) reanudó la semana pasada su informe del mercado laboral, del que no había datos oficiales desde el tercer trimestre de 2015. La institución que dirige el economista Jorge Todesca reveló un dato preocupante: el desempleo en la Argentina al segundo trimestre de este año afectó a 9,3% de la población activa, una elevada tasa comparable a la de diez años atrás.
Análisis de entidades privadas indicaron que el crecimiento de la desocupación, que según informes del INDEC intervenido por Guillermo Moreno alcanzaba el 6,6% en el segundo trimestre del año pasado, y 5,9% en el último informe de la administración kirchnerista, tuvo un correlato con el reconocimiento estadístico de un mayor número de habitantes que buscó empleo activamente, tasa que durante el Gobierno anterior lució llamativamente en baja.


Análisis de entidades privadas indicaron que el crecimiento de la desocupación, que según informes del INDEC intervenido por Guillermo Moreno alcanzaba el 6,6% en el segundo trimestre del año pasado, y 5,9% en el último informe de la administración kirchnerista, tuvo un correlato con el reconocimiento estadístico de un mayor número de habitantes que buscó empleo activamente, tasa que durante el Gobierno anterior lució llamativamente en baja.

"Según el organismo, se están corrigiendo las manipulaciones que sufrieran durante la gestión anterior. Lo que más llamó la atención fue que la tasa de desempleo en el segundo semestre del año 2016 creció al 9,3% de la población económicamente activa. Esto implica un gran salto respecto al 6,6% que el INDEC había reportado en el mismo trimestre del año anterior", describió un informe de Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA).

La institución que dirige Jorge Colina detectó que el inusual incremento en la tasa de desempleo se debió a que "el año pasado se registraban 11,9 millones de personas conformando la población económicamente activa, mientras que este año se reportaron 12,5 millones".

Se llama población activa al grupo en edad de trabajar (de 16 a 65 años) que integra el mercado laboral, es decir habitantes con voluntad de trabajar en un empleo remunerado, tengan trabajo o estén desocupados, que se refleja en la "tasa global de actividad" o de "participación laboral".

 La población económicamente activa creció de 11,9 a 12,5 millones en un año
En este aspecto, IDESA indicó que "el aumento en 600 mil personas participando del mercado laboral se distribuye en un incremento neto de 200 mil ocupados y 400 mil desocupados. Es decir que hubo una fuerte transformación de desempleo oculto (inactivos involuntarios) en desocupación explícita".

Un informe de Invecq Consulting subrayó que "estas irregularidades ya constatadas no hacen más que justificar las sospechas lógicas que recaían sobre las estadísticas de empleo del período 2007-2015, como, por ejemplo, la alta volatilidad y caída que experimenta la tasa de actividad (una tasa que suele ser bastante estable en el mediano plazo), la inexplicable estabilidad y hasta reducción del desempleo en períodos de recesión económica".

De todos modos la normalización estadística no oculta un panorama que inquieta debido al deterioro social que implica un alto desempleo. IDESA señaló que éste supera el 10% de la población activa en aquellas regiones donde muestra mayor dinamismo, es decir los grandes centros urbanos, como consecuencia lógica de que más personas buscan integrarse al mercado laboral allí donde consideran que hay más posibilidades de obtener un empleo.

FUENTE: IDESA, en base a INDEC FUENTE: IDESA, en base a INDEC
IDESA ponderó que en los tres grandes aglomerados urbanos del país (Gran Buenos Aires, Córdoba y Rosario) la tasa de participación laboral fue en junio de 48% y la de desempleo, de 11%, mientras que en el resto de las zonas centro y sur la tasa de participación laboral alcanzó 44% y la de desempleo, de 7 por ciento.

Con esa tendencia, en el norte del país hubo menor desocupación pero, a la vez, una tasa de actividad inferior, debido al consecuente desaliento a la búsqueda que representa la escasez de oportunidades laborales. En NOA y NEA la tasa de participación laboral se ubicó en torno al 42% de la población total y la de desempleo, de 6% de dicha población activa.

INDICADORES SIMILARES A LOS DE 2006

Invecq enfatizó que para ponderar los índices actuales, "cualquier tipo de comparación que se desee hacer solo es posible respecto al último dato confiable elaborado por el INDEC que corresponde al cuarto trimestre del año 2006", antes de la polémica intervención del organismo.

"En aquel momento, el instituto había informado una tasa de desempleo abierto del 8,7%, una tasa de ocupación del 42,1% y una tasa de actividad del 46,1%", muy próximas a las actuales, indicó el estudio, pues "9,3% respecto a 8,7%; 41,7% respecto a 42,1% y 46% respecto a 46,1%" en la comparación con una década atrás reflejaron "una tasa de actividad prácticamente igual, una tasa de desempleo algo más alta y una ocupación algo menor".


Durante los últimos años de administración kirchnerista el sector público se dedicó a crear una demanda artificial en el mercado laboral, que hoy modera el avance del desempleo. El estudio de Invecq recordó que "el propio Presidente de la Nación (Mauricio Macri) se refirió a un exceso de 750.000 empleados públicos que habrían sido incorporados con el objetivo de 'disimular' la incapacidad del sector privado de crear empleo", que en caso de activarse "un ajuste fiscal rápido direccionado a reducir el empleo público considerado excesivo" podría implicar un "desempleo descubierto" de entre 13% y 14,3%, aún más dramático que la cifra observada en la actualidad.

RADIO ESCUCHAS DE SENSACIONES EN FACEBOOK

RADIO ESCUCHAS DE ANDRES ZARZUELO EN FACEBOOK GRUPO