Arranca hoy el blanqueo y el Gobierno espera que sea una señal para las inversiones

Con la necesidad de mostrar señales para apuntalar la economía, la entrada en vigencia a partir de hoy del blanqueo de capitales genera una doble expectativa en el Gobierno: los principales funcionarios del Poder Ejecutivo aseguran a coro que será un "éxito" que hará aumentar la recaudación para paliar el déficit fiscal y afrontar el pago a los jubilados, y a la vez expresan el deseo de que funcione como un espaldarazo en términos políticos. En la Casa Rosada apuestan a que el llamado régimen de sinceramiento fiscal fortalezca la imagen de gobernabilidad de Mauricio Macri, y movilice a los empresarios argentinos -los extranjeros tendrían menos desconfianza, según el discurso oficial- a concretar las demoradas inversiones para comenzar a revertir el estancamiento de la economía.
En la intimidad de su despacho en Balcarce 50 un alto funcionario hizo cierta autocrítica por los costos de anunciar "metas" luego incumplidas, como la declamada recuperación en el segundo semestre, aunque en este caso no parece haber reparos: tanto ese dirigente como otros hombres clave de la gestión descuentan que el blanqueo será un éxito, por el contexto internacional "favorable" y la insistencia de Macri en que el Estado dejará de ser un "obstáculo" para la actividad privada. "Es una combinación inmejorable. El mundo ha cambiado y es cada vez más difícil tener plata en negro, con un gobierno que no te va a salir a cazar", dijo a este diario uno de los tres integrantes más influyentes del Gabinete. La expectativa se basa en algo más que interpretaciones: sus sondeos con representantes de fondos de inversión en las últimas semanas permitirían una mirada optimista.


En la intimidad de su despacho en Balcarce 50 un alto funcionario hizo cierta autocrítica por los costos de anunciar "metas" luego incumplidas, como la declamada recuperación en el segundo semestre, aunque en este caso no parece haber reparos: tanto ese dirigente como otros hombres clave de la gestión descuentan que el blanqueo será un éxito, por el contexto internacional "favorable" y la insistencia de Macri en que el Estado dejará de ser un "obstáculo" para la actividad privada. "Es una combinación inmejorable. El mundo ha cambiado y es cada vez más difícil tener plata en negro, con un gobierno que no te va a salir a cazar", dijo a este diario uno de los tres integrantes más influyentes del Gabinete. La expectativa se basa en algo más que interpretaciones: sus sondeos con representantes de fondos de inversión en las últimas semanas permitirían una mirada optimista.


Luego de cierta tensión con un sector del empresariado en los primeros meses de gestión, el Presidente moderó sus reclamos en público más allá de algunos comentarios en discursos o entrevistas, como la diferencia que trazó la semana pasada entre los "buenos" y "malos", o la advertencia de que "acá se acabó la joda para todos". En la Casa Rosada algunos funcionarios todavía muestran asombro por lo que consideran una injustificada falta de confianza. "Muchos no creen que un gobierno no peronista termine su mandato. Uno me lo dijo acá, en ese sillón, en el verano: 'No creo que lleguen a junio, Macri no va a poder gobernar'", reveló un integrante del Gabinete, con la expectativa de que un resultado positivo del blanqueo -Macri habló de una cifra "superior a los 25 mil, 30 mil millones de dólares"- despeje el panorama en ese sentido: "Todavía no creen del todo, recién están recalculando. El éxito del blanqueo va a ser una señal de confianza".

Desde el inicio y en los momentos más complicados en casi ocho meses de gestión, el Presidente se preocupó especialmente de que su imagen en términos de gobernabilidad no se debilitara. Los decretos en los primeros meses, el anuncio con anticipación del veto a la llamada ley antidespidos y los esfuerzos de sus funcionarios más cercanos para que el freno judicial al aumento del gas no se tomara de ese modo funcionan como muestras. "A los que están pensando en invertir les interesa saber si vamos a poder gobernar y tomar las medidas necesarias o si la política nos lleva puestos. Ya tomamos decisiones muy importantes sin crisis y esto no es un retroceso", buscaba despejar incertidumbre uno de los principales laderos de Macri luego de la reconsideración del cuadro tarifario.

Un encumbrado integrante del Gabinete, con incidencia en las decisiones económicas y con fuertes vínculos con los referentes empresarios y en particular con una de sus entidades, sumó a modo de muestra del escenario que el Gobierno se propuso revertir: "Estando más de acuerdo con nosotros, la gran mayoría votó a Scioli porque creían que esto no lo podía agarrar nadie que no fuera peronista. Les cuesta, pero van cambiando de opinión".

"Es difícil analizar a los empresarios argentinos. Tienen muestras sobradas de gobernabilidad y previsibilidad del área económica, todo conducido por un jefe racional como Macri. Mejor combo imposible para el blanqueo y la inversión", ratificaba anoche esa mirada un funcionario del área política. Otro, de perfil más técnico, estimaba que para evaluar los resultados del blanqueo habrá que esperar dos o tres meses: "No van a venir todos ahora ni van a esperar hasta el último día".

marín bravo/clarín

RADIO ESCUCHAS DE SENSACIONES EN FACEBOOK

RADIO ESCUCHAS DE ANDRES ZARZUELO EN FACEBOOK GRUPO