Inédito: suspenderían el funcionamiento de la Justicia por problemas edilicios

Texto: Gustavo Martínez Puga. Fotos: Gabriel Iturrieta/tiempo de san juan
Entre este viernes y el lunes próximo, último día de la feria judicial de invierno, la Corte de Justicia decidirá si suspende el servicio de justicia en la Cámara Civil o si la muda a otra lugar, debido a los profundos trabajos de mantenimiento que encararon en los últimos días, los cuales no estarán finalizados antes del martes, cuando se reanuda oficialmente el trabajo en la Justicia.

Entre este viernes y el lunes próximo, último día de la feria judicial de invierno, la Corte de Justicia decidirá si suspende el servicio de justicia en la Cámara Civil o si la muda a otra lugar, debido a los profundos trabajos de mantenimiento que encararon en los últimos días, los cuales no estarán finalizados antes del martes, cuando se reanuda oficialmente el trabajo en la Justicia.

Todo indica que la Corte se inclinaría por la opción de la suspensión del funcionamiento de la Cámara Civil. Es que, de lo contrario, la mudanza complicaría las cosas, ya que no solo es trasladar a los empleados, sino también a los expedientes.

En el fuero federal, por ejemplo, cuando hicieron mejoras edilicias interrumpieron formalmente el funcionamiento del servicio de justicia del área afectada, precisaron altas fuentes judiciales locales.

Interrumpir formalmente el servicio de Justicia implica tomar una decisión desde la Corte, ya que deben hacerlo formalmente para que no corran los plazos legales.

La situación es inédita en la Provincia y es la primera vez que los problemas edilicios por los que atraviesa el Poder Judicial deriva en la suspensión de su funcionamiento.

El último episodio grave fue el shock eléctrico que sufrió un funcionario judicial del Segundo Juzgado Correccional que funciona en el edificio 25 de Mayo, al que se lo conoce como Tribunales. Antes habían sido inundaciones por lluvias o por colapso de las cañerías cloacales en el Juzgado Laboral, el cual también empezó a ser reparado a comienzos de la feria, hace casi dos semanas.

En el caso de la Cámara Civil, el colapso edilicio se había mantenido en secreto, pero era total. Está ubicada frente a la plaza 25 de Mayo, en Rivadavia antes de Mendoza.

A tal punto era el mal estado que en el último día hábil antes de la feria, desde la Cámara Civil enviaron una nota formal a la Corte de Justicia poniéndola en conocimiento formal del caos. Por ejemplo, a un abogado le había caído en la espalda una masa de excremento de paloma.

En la Cámara Civil trabajan 9 jueces. Seisde ellos están en la planta baja y se inundaron con las últimas lluvias, debido a que se taparon los desagotes fluviales.

En el primer piso la situación no era mejor: los techos se llovían y con los últimos chaparrones se filtraba el agua mezclada con excrementos de paloma.

La presencia de esas aves es un verdadero problema en ese edificio de la Justicia. Habían hecho un palomar en el techo y se habían metido en los huecos de los aires acondicionados.

Además del mal olor, lo que más preocupó a jueces, empleados y abogados que a diario asisten a ese edificio es la constante presencia de vinchucas hasta en los despachos oficiales.

El último miércoles, el presidente de la Corte durante la feria, Adolfo Caballero, junto al presidente de la Sala Tercera de la Cámara Civil (quien quedó a cargo en feria), Juan Carlos Pérez, recorrieron el edificio de la Cámara Civil para supervisar las obras.

Como tienen que levantar techos, mampostería y pisos (para cambiar las cañerías de desagote), es imposible que las mismas finalizaran antes del martes próximo, cuando la Justicia regresa formalmente la atención al público después del receso invernal.