EL MERCADO DIO RAZÓN A STURZENEGGER?

El presidente del Banco Central no se equivocaba cuando no quería reducir el rendimiento de las Lebac. Había una demanda latente de divisas y los títulos despertaban menos atractivo.

Sturzenegger tenía razón: no había que bajar las tasas, por eso se disparó el dólar

LUIS BELDI/INFOBE


El presidente del Banco Central no se equivocaba cuando no quería reducir el rendimiento de las Lebac. Había una demanda latente de divisas y los títulos despertaban menos atractivo.



Además, se aproximaban los vencimientos de los dólares futuros negociados en la época de Alejandro Vanoli, el ex titular del Banco Central en el último tramo del gobierno de Cristina Kirchner.

La demanda de los bonos de la autoridad monetaria había menguado tanto que en la última licitación tuvo que emitir alrededor de $31.000 millones, porque el monto de Lebac que colocó era inferior a los vencimientos de la semana.

Desde que la tasa comenzó a bajar se alejaron bancos, empresas y ahorristas. Los primeros en irse fueron los llamados "capital golondrina", especuladores del exterior que vienen a hacer negocios cortos en pesos para luego tomar la ganancia en dólares.

Los primeros en irse fueron los llamados “capital golondrina”, especuladores del exterior que vienen a hacer negocios cortos en pesos
Como las Lebac no se pueden cobrar por el Euroclear, el costo de entrada y salida a estos títulos es más caro. Cuando la tasa de los bonos se redujo a 33% anual comenzó la salida. Ahora, que está en 31,25%, los que se van son legión. Y, por supuesto, cuando alguien abandona las colocaciones en pesos, se pasa a dólar. Las primeras señales se observaron el viernes, tras el triunfo del "Brexit" en el Reino Unido.

El lunes siguió la demanda de divisas. En dos ruedas aumentó casi 5%. A pesar del movimiento, el martes, contra la voluntad de Federico Sturzenegger, se bajaron las tasas. El resultado está a la vista. La demanda de dólares se agudizó. Si bien una de las razones fue el vencimiento de los futuros y a los compradores les convenía un dólar más caro, la realidad dio por tierra con esta presunción.

Última compensación de los futuros subsidiados

De hecho, el Banco Central fijó el dólar de referencia que rige el mercado de futuros a las 14:15, cuando la divisa marcó su precio más bajo de $14,92. Este dólar de referencia surge de promediar el precio de compra y venta de un grupo de bancos en tres o cuatro muestras diarias.

Las compensaciones por ventas subsidiadas de dólares a futuro por Alejandro Vanoli le costó al BCRA $53.719 millones Las compensaciones por ventas subsidiadas de dólares a futuro por Alejandro Vanoli le costó al BCRA $53.719 millones
El costo del dólar futuro que vendió la anterior gestión -su último gran vencimiento fue en la última rueda del mes- entre diciembre y junio fue de $53.719 millones. Pagar esos vencimientos significó una fuerte emisión. Por eso el Banco Central advirtió que en el futuro esos costos se seguirán sintiendo en la economía.

Finalmente el dólar "hoy", el que el público compra en bancos y casas de cambio, terminó 4 centavos arriba a $15,21. El precio de cierre engaña. Para que no alcance niveles más altos, la mesa de dinero del Banco Central tuvo que vender USD 532,5 millones.

El dólar cerró junio a $15,21 por unidad
El "blue" siguió por debajo del "hoy" por tercera rueda consecutiva. Terminó a $15,05. Fue un mal negocio apostar a la divisa marginal porque subió 50 centavos de peso en el mes.

En el OCT-MAE, el mercado de futuros del dólar, con un elevado monto de operaciones, todos los vencimientos cerraron en alza. Fin de año aumentó a 16,99 pesos.

Las reservas internacionales perdieron así USD 604 millones, a USD 30.496 millones. La nueva caída del euro, la libra esterlina y el oro, hizo que la posición en divisas del BCRA se devaluara en el equivalente a USD 24 millones. Además de las ventas de divisas para calmar al dólar, se pagaron los intereses de los Discount en dólares con legislación argentina. Esa cancelación costó USD 292,1 millones, de los cuales USD 43,1 millones se le giraron a tenedores del exterior. Luego hubo giros menores por USD 5 millones a organismos internacionales y Brasil.

Las mejores inversiones de junio

En el Mercado Abierto Electrónico, con negocios por $3.102 millones –un volumen habitual- se destacaron los títulos en dólares con legislación local, en particular el Bonar 2024 que aumentó 1,76% y subió 11,5% en junio. El Bonar X que vence en 2017 sumó 1% y 8,75% en el mes.
También se lució el Discount que indexa por la inflación que sumó 1,41%. En el mes el bono aumentó 11,64 por ciento.

Pero lo mejor de junio fueron las acciones de Petrobras con un aumento de 33,5%. Banco Macro acumuló ganancias por más de 27% y Edenor 36,4%. Estas acciones representan a los tres sectores más buscados por los inversores: petróleo, bancos y compañías de electricidad.
El índice Merval tuvo una leve suba de 0,51% y terminó en el nivel histórico más alto porque en el mes aumentó 15,8 por ciento.

Expectativas para el nuevo mes

Julio empieza con el desafío de abatir la inflación y hacer más atractivo las inversiones en pesos. A favor cuenta con que se promulgará inmediatamente el blanqueo. El sentir de los inversores es que la mayoría optará por pagar la tasa y manejar el capital desde el exterior. Saben que esa tasa la recuperarán apostando a bonos y acciones.

Los dólares del blanqueo no van a influir en el mercado inmobiliario porque no hay estímulos para invertir en propiedades. A pesar de que gran parte de los fondos seguirá en el exterior, los dólares que ingresen aliviarán al Banco Central. Tampoco atrae colocar los dólares a un bono a tasa cero, como propone el Gobierno.