DEMOCRÁTICO ERDOGAN? MOTIVOS DEL INTENTO DE GOLPE

"Esta situación es la prueba de la falta de democracia en Turquía"
No importa en el marco de qué factores de la política interna o externa se concentra, y por qué razones se libra una determinada lucha de poder; en este caso no se trata de defender o no la democracia. Por el contrario, esta situación es la prueba de la falta de democracia en Turquía. Tales luchas de poder y los intentos por aprovechar esa energía lo antes posible, dan testimonio de cómo en los países anti-democráticos, un poder autoritario lleva adelante un intento de golpe para derrocar otro poder autoritario cuando las condiciones son las adecuadas. Esto es lo que ha sucedido en Turquía".
No importa en el marco de qué factores de la política interna o externa se concentra, y por qué razones se libra una determinada lucha de poder; en este caso no se trata de defender o no la democracia. Por el contrario, esta situación es la prueba de la falta de democracia en Turquía. Tales luchas de poder y los intentos por aprovechar esa energía lo antes posible, dan testimonio de cómo en los países anti-democráticos, un poder autoritario lleva adelante un intento de golpe para derrocar otro poder autoritario cuando las condiciones son las adecuadas. Esto es lo que ha sucedido en Turquía".


Hace un año, Erdogan dio un "golpe de Estado en contra de la voluntad democrática" del pueblo
Hace un año, Tayyip Erdogan y el Palacio de Gladio dieron un golpe sobre los resultados de las elecciones del 7 de junio, llevado adelante junto al MHP (Partido de Acción Nacionalista), todos los fascistas, los poderes militares nacionalistas representados en el Ergenekon y una parte del ejército.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, durante el funeral de una de las víctimas del golpe de
Este fue un golpe de Estado en contra de la voluntad democrática puesta de manifiesto por el pueblo. El fascismo del AKP hizo una alianza con todos los poderes fascistas y con una parte del ejército, incluido el Ministro  de Defensa con el fin de eliminar el Movimiento de Liberación Kurdo y los poderes de la democracia.  El fascismo del AKP movilizó al ejército en las ciudades y pueblos kurdos, incendió las ciudades y masacró a cientos de civiles. Además, se promulgaron leyes para no permitir el juicio de los militares por los crímenes que han cometido.

"Intento de golpe llevado adelante por una facción militar contra otra facción militar existente"
Ya existía una tutela militar antes del intento de golpe que se dio ayer; lo cual convierte este caso en un intento de golpe llevado adelante por una facción militar contra otra  facción militar existente. Esta es la razón por  la cual aquellos que necesitaban al ejército para dar un golpe, hasta ahora han aceptado la tutela militar existente y han tomado partido por Tayyip Erdogan.

El hecho de que el MHP y los círculos nacionalistas chovinistas tomen partido con el Palacio Gladio y sus aliados fascistas, revela claramente que esto no es un incidente de lucha entre los que están del lado de la democracia y los que están en contra de ella.

Describir a Erdogan como democrático después de este intento es "aún más peligroso que el intento de golpe en sí mismo"
Describir a Tayyip Erdogan y a los dictadores fascistas del AKP como si fueran democráticos después de este intento de golpe es un enfoque aún más peligroso que el intento de golpe en sí mismo.

Describir la lucha por el poder entre fuerzas autoritarias, despóticas y antidemocráticas como una lucha entre los que apoyan por un lado y los que son enemigos de la democracia por el otro, sólo serviría para legitimar la existencia de un gobierno despótico y fascista.

Turquía no tiene un grupo civil en el poder, o una lucha de las fuerzas de la democracia contra las fuerzas golpistas. La lucha actual se centra en quién debe dirigir el sistema político actual, que es el enemigo de la democracia y el pueblo kurdo. Por lo tanto, las fuerzas de la democracia no están del lado de ninguno de los bandos durante estos enfrentamientos.

  • El pueblo kurdo está siendo sometido a ataques genocidas, fascistas y colonialistas"
Si hay un golpe en contra de la democracia, es el llevado a cabo por el fascismo del AKP. El control del poder político sobre el poder judicial, la aplicación  de leyes y políticas fascistas mediante la mayoría parlamentaria, la eliminación de las inmunidades parlamentarias, la remoción de sus puestos y el arresto de los co-alcaldes  y el encarcelamiento de miles de políticos del DHP y del DBP constituye un golpe mayor al que fue dado en este intento de golpe.
El pueblo kurdo está siendo sometido a ataques genocidas, fascistas y colonialistas sin precedentes en el Kurdistán.
  • "El AKP se ha transformado en un gobierno de guerra contra el pueblo kurdo"
Lo que ha llevado a Turquía a esta situación es el hecho de que el gobierno del AKP, se ha transformado en un gobierno de guerra contra el pueblo kurdo y las fuerzas de la democracia.


EN FEBRERO PIDIERON ECHAR A TURQUÍA DE LA OTAN
De acuerdo con este ejecutivo, está "ampliamente reconocido" que Turquía "apoya al Estado Islámico en su guerra contra de Occidente" y que este país, gobernado desde hace 13 años por el presidente Recep Tayyip Erdogan, "acepta a todo tipo de terroristas mientras se involucra en unas batallas regionales que no podrá terminar, como el aumento de la guerra contra los 25 millones de kurdos que luchan contra el EI y la guerra fría —que se está volviendo caliente— contra Rusia, a quien derribó un avión de manera imprudente el pasado noviembre".

Ahora, Turquía demanda "el apoyo incondicional de parte de la OTAN" y Weiss opina que la alianza no debería concedérselo, sino iniciar unos procedimientos "inmediatos" para determinar si la "larga y creciente" lista de transgresiones turcas contra Occidente —"incluyendo el apoyo a terroristas islamistas"— es cierta; agregando que, si se confirma, la alianza debe "expulsar formalmente a Turquía de la OTAN antes de que "su beligerancia" y sus agresiones continuas "arrastren a la comunidad internacional a la Tercera Guerra Mundial".

Weiss destaca que existen pruebas sustanciales de que Turquía ha estado alimentando "la maquinaria de guerra" del EI, ha permitido a los camiones de suministro y a los yihadistas de todo el mundo atravesar su frontera con Siria y ha autorizado que sus envíos de crudo alcancen el mercado, para recordar que Bilal Erdogan, hijo del mandatario, cooperaba con los terroristas para vender su petróleo.

Turquía es un miembro deshonesto que ya no comparte los valores de la alianza atlántica
Mientras apoya de estos y otros muchos modos al Estado Islámico y, probablemente, al Frente Al Nustra —aliado de Al Qaeda—, Turquía bombardea a los kurdos en Siria; de hecho, este febrero Erdogan acusó a EE.UU. de crear "un baño de sangre" por ayudar a esta etnia y exigió a Washington que escogiera a quién quería apoyar. Stanley Weiss está de acuerdo en que "llegó la hora" para que los norteamericanos elijan "entre los kurdos y la Turquía de Erdogan" y concluye que "es la hora de echar a Turquía para siempre".
El hecho de que la OTAN no cuente con un mecanismo formal para expulsar a un miembro que se comporte de manera inadecuada o que no haya una definición al respecto refleja lo difícil que, hasta el momento, resultaba "imaginar que uno de ellos pudiese traicionar a los demás", opina el presidente fundador de la ONG Ejecutivos de negocios para la seguridad nacional (BENS, por sus siglas en inglés), Stanley Weiss, en The Huffington Post.
Desde la formación de la alianza atlántica en 1949, sus integrantes formulan "el mismo juramento solemne" recogido en el Articulo 5, que obliga a todos sus miembros a intervenir en el caso de que uno de sus integrantes resulte atacado. Casi siete décadas después, ha llegado el día en el que los países de la OTAN se enfrentan a la amenaza de tener que defender las acciones de Turquía, "un miembro deshonesto que ya no comparte los valores de la alianza y cuyo comportamiento amenaza a sus aliados y genera una situación catastrófica para el orden mundial", escribe Weiss.

TAMBIÉN EN FEBRERO HUBO ADVERTENCIAS SOBRE ERDOGAN
'The Washington Post': Erdogan empuja a Turquía a un profundo agujero del que no hay escapatoria
Turquía se enfrenta a una verdadera "pesadilla estratégica", con sus ciudades que están siendo atacadas por terroristas, dentro del país se aviva un enfrentamiento con los kurdos, sus fronteras se han vuelto inseguras, la economía turca está en depresión y sus principales aliados ignoran sus peticiones, informa el diario 'The Washington Post'.

Hasta hace cuatro años, ese país estaba por convertirse en uno de los principales ganadores de la primavera árabe, era considerado por Occidente como modelo y en la región lo veían como uno de sus líderes. Pero todo ha cambiado debido a evoluciones en el panorama geopolítico y en el conflicto sirio, señala el diario norteamericano.

Una "catástrofe multifacética" a la vista

"Turquía se enfrenta a una catástrofe multifacética. Este es un país que a menudo ha tenido problemas en el pasado, pero la magnitud de lo que está sucediendo ahora está más allá de la capacidad de Ankara para hacerles frente", cita el periódico palabras del profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Ipek de la capital turca, Gokhan Bacik.

Esta semana Ankara no consiguió el apoyo incondicional de su principal aliado (EE.UU.) para una operación contra la milicia kurda en Siria que lucha contra el Estado Islámico. Turquía "se encuentra completamente aislada, atrapada en un laberinto de problemas, que en parte fueron creadas por ella misma", señala el profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Kadir Has de Estambul, Soli Ozel.

"Ha echado a perder las relaciones con todo el mundo y ahora no puede convencer a nadie hacer algo. Es un país cuyas palabras ya no tienen ningún peso. Alardea pero no cumple las promesas. No puede proteger sus intereses vitales, y está en desacuerdo con todos, incluso con sus aliados. Para un país que hasta hace poco era visto como potencia regional emergente, estos hechos son desastrosos", lamentó Ozel.

Se le subieron los humos a la cabeza de Erdogan

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha dado a entender que está dispuesto a iniciar una operación militar en territorio sirio, pero no cuenta con el apoyo público ni de las Fuerzas Armadas. 

Erdogan está empujando al país a "un agujero cada vez más profundo del que no hay escapatoria", y parece ser que el mandatario calculó mal su estrategia y no consideró los parámetros cambiantes de su maniobra en Siria, agrega 'The Washington Post'.

El presidente turco "ha administrado mal la política exterior a causa de la arrogancia. En 2010 estaba demasiado confiado en que Turquía era el favorito de todo el mundo, y se le subió a la cabeza", comentó por su parte Henri Barkey, experto en Turquía en el Centro Wilson de Washington.

Un escenario nada alentador para Turquía

Bacik considera que "no pueden descartarse más pasos en falso" por parte de Erdogan. No puede decirse que "Turquía ha perdido la cabeza y está preparada para la guerra, pero la postura de Ankara es muy extraña y podría dar lugar a sorpresas", agregó el académico.

"Lo que está ocurriendo en Siria es una cuestión de supervivencia para Erdogan, por lo que no se puede descartar nada. En cuanto a Turquía, no se presenta un buen escenario de ahora en adelante", advirtió Bacik.

18 de Julio/RT

RADIO ESCUCHAS DE SENSACIONES EN FACEBOOK

RADIO ESCUCHAS DE ANDRES ZARZUELO EN FACEBOOK GRUPO