LA CASA DE CRISTINA CON ACTIVIDADES ILEGALES

Un nuevo informe oficial involucra en posibles maniobras de lavado de dinero al diputado por Santa Cruz, Máximo Kirchner, “CEO” de una cadena de hotelera y empresario de bienes raíces. La Unidad de Información Financiera (UIF) incluyó al legislador en el “documento de inteligencia 0026/2016”. Máximo es investigado por una operación inmobiliaria que realizó una de sus compañías, Los Sauces S.A, con otra llamada “Negocios Patagónicos” dirigida Osvaldo Sanfelice, administrador a la vez de los hoteles a la familia K. El dinero de esa maniobra financiera podría ser de origen delictivo.
El informe de la UIF es parte da la causa judicial “Los Sauces”, que ya indagaba a esa empresa de los Kirchner para saber si sus finanzas se usaron para cometer delitos de corrupción.


El informe de la UIF es parte da la causa judicial “Los Sauces”, que ya indagaba a esa empresa de los Kirchner para saber si sus finanzas se usaron para cometer delitos de corrupción.
El inmueble que estaría bajo sospecha de los investigadores del intercambio de dinero sospechosos entre la empresa de Sanfelice y la de Máximo Kirchner es, nada más ni nada menos, que la casa de Río Gallegos en la que hoy vive la ex presidenta Cristina Elisabet Fernández. Ese domicilio está ubicado en la calle Mascariello 441.
Es un inmueble de historia notarial y económica llamativa. Según las denunciantes del caso “Los Sauces”, Stolbizer, y la abogada Martínez, esa casa fue declarada como propia por la ex presidenta Cristina Elisabet Fernández en su declaración jurada de bienes del año 2010, con una valuación de 964.320 pesos.
Pero en el 2012, el mismo inmueble figura en el Registro de la Propiedad de Río Gallegos como si fuera de la empresa Negocios Patagónicos, de Sanfelice, quien la habría comprado, según registros, por 200 mil pesos. O sea: 764.320 pesos menos que lo que la valuó la ex presidenta.
En el 2012, además, otra vez la misma casa habría cambiado de dueños para pasar a formar parte del patrimonio de “Los Sauces S.A”, la firma de los Kirchner, por al que Máximo está ahora siendo investigado tanto por la UIF como por la Justicia. En esta última operación de re-compra de esa casa de casi 900 metros cuadrados, la familia K pagó, según las denunciantes, 250 mil dólares.
La causa “Los Sauces” fue iniciada en los tribunales por las denunciantes Margarita Stolibizer, diputada del GEN, y por su abogada, Silvina Martínez. Stolbizer cree que esa empresa de los K puede haber sido usada para cobrar “sobornos” de los inquilinos de las casas y departamentos que compró la firma, todos rentados por contratados dueños de concesiones del Estado, como el ex constructor Lázaro Báez o el ex zar del juego Cristóbal López. Y también pidieron que se investigue si las finanzas de esa sociedad darían indicios de posible enriquecimiento ilícito de la ex presidenta. Ahora se suma una nueva variable a la causa.

Escuchá el programa Sensaciones

Escuchá el programa Sensaciones
Programa radial de fin de semana