‘Aprovechó su superioridad para abusar y hostigarla’

‘Isidro Ponce, como superior jerárquico de (...) y dentro de un marco de organización de mando y obediencia como lo es la Policía, debía bregar por la integridad física y psíquica de sus subordinados pero lo despreció y, por el contrario, se aprovechó de esa situación de superioridad, hasta incluso la violentó durante el sometimiento sexual y luego la hostigó en el lugar de trabajo, recargándola’. Según fuentes judiciales, esa expresión consta en el procesamiento con prisión preventiva que ayer dictó el juez de Instrucción Guillermo Adárvez contra el comisario general Isidro Antonio Ponce (51, ya pidió el retiro), por el abuso sexual gravemente ultrajante contra una agente, delito que consideró doblemente agravado: por causar un daño grave en la salud de la víctima y por ser él funcionario policial, informó el defensor Gustavo De la Fuente.
El magistrado trabó además un embargo de $300.000 en los bienes del exmiembro de la Plana Mayor de la Fuerza (era jefe de la Dirección de Inteligencia), dijeron las fuentes.


El magistrado trabó además un embargo de $300.000 en los bienes del exmiembro de la Plana Mayor de la Fuerza (era jefe de la Dirección de Inteligencia), dijeron las fuentes.

‘Ponce la enfermó de los nervios, tanto que (la víctima) tuvo que ser medicada con ansiolíticos, antifóbicos y antipresivos’, dice en otro tramo del fallo -explicaron- al punto de que la agente estuvo 4 meses con licencia médico psiquiátrica.

El informe de una psicóloga del Poder Judicial fue otra de las pruebas que complicó al comisario que está detenido en el Cuartel Central de Bomberos, pues esa profesional consideró que la agente no mentía y mostraba los signos de una víctima de abuso, al punto que su entrevista se vio interrumpida por escenas de angustia y llanto, indicaron.

La agente había dicho que Ponce abusó de ella en la Secretaria de Control de Gestión el 21 de enero pasado, cuando la citaron para declarar en un sumario interno que -se sospecha- Ponce ordenó abrirle como parte su ‘hostigamiento’ por no acceder a ‘encamarse con él’.

Y el 28 de ese mes, en la fiscalía que dirige Carlos Rodríguez, la mujer denunció con detalles que una noche de septiembre de 2011, se le hizo tarde en su trabajo, que Ponce se ofreció a llevarla y en el camino paró para orinar y luego se le abalanzó, manoseándola en sus senos y genitales.

Ponce negó tal maniobra y se limitó a mostrar a la denunciante como una persona problemática. El fallo aún no quedó firme.
DIARIO DE CUYO