Marchas contra Temer en Brasil

Más de la mitad (12 de 22) de los ministros que integran el nuevo gabinete del presidente interino de Brasil, Michel Temer, recibieron donaciones de las empresas involucradas en la trama de corrupción que operó en Petrobras, según el diario O Estado de Sao Paulo. Se trata de 12 de los 13 nuevos ministros que en las elecciones de 2014 se postularon para cargos electivos en las gobernaciones regionales o al Congreso federal.
El diario paulista aclara que las donaciones fueron debidamente declaradas a la Corte Electoral, lo que en principio las convierte en contribuciones legales. Sin embargo, la Fiscalía General de la República investiga la posibilidad de que donaciones realizadas por esas empresas en los últimos años hayan sido sobornos camuflados.

El diario paulista aclara que las donaciones fueron debidamente declaradas a la Corte Electoral, lo que en principio las convierte en contribuciones legales. Sin embargo, la Fiscalía General de la República investiga la posibilidad de que donaciones realizadas por esas empresas en los últimos años hayan sido sobornos camuflados.
La mayoría de esas empresas tienen a sus dueños, presidentes y altos ejecutivos presos o condenados a prisión. Por esa razón, políticos que recibieron contribuciones de esas empresas, que son las mayores constructoras nacionales y principales contratistas de Petrobras, son o serán investigados por la fiscalía.
En esta situación se encuentran dos ministros que integran el "núcleo duro"del gobierno de Temer, quien lidera el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB): el canciller, José Serra, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) —principal opositor del gobierno de la supendida presidenta Dilma Rousseff—; y el titular de la Secretaría de Gobierno, Geddel Vieira Lima, del PMDB. Otros ministros del PMDB que integran la lista de los 12 sospechados son el de Turismo, Henrique Eduardo Alves; de Deportes, Leonardo Picciani; y el de Desarrollo Social y Agrario, Osmar Terra.
Los flamantes titulares de Salud, Ricardo Barros; y de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento, Blairo Maggi, del Partido Progresista (PP), también recibieron fondos de la constructoras investigadas. El PP fue aliado de Rousseff, como el PMDB, y es el partido que tiene más integrantes investigados por el Lava Jato.
Completan la lista los nuevos ministros de Transportes, Puertos y Aviación,Mauricio Quintella, del Partido de la República (PR); de Defensa, Raul Jungmann, del Partido Popular Socialista (PPS); de Educación y Cultura,Mendonça Filho, de Demócratas (DEM); de Minas y Energía, Fernando Coelho Filho, del Partido Socialista de Brasil (PSB); y de Ciudades, Bruno Araújo, del PSDB.
Entre las empresas investigadas que más contribuyeron a las campañas de los nuevos ministros está la gigante Odebrecht, la mayor constructora del país y América latina, cuyo presidente y heredero, Marcelo Odebrecht, purga una condena a 19 años de cárcel por corrupción. Otras empresas que aportaron fueron Queiroz Galvao, y Galvao Engenharia; UTC y Andrade Gutierrez, la segunda mayor constructora del país, cuyo presidente, Otávio Marques de Azevedo, cumple prisión en régimen domiciliario.
Del total del gabinete de Temer, tres ministros son investigados en la operación Lava Jato. Son los de Turismo y de la secretaría de Gobierno, y el ministro de Planificación, Romero Jucá, del PMDB. También responden a investigaciones en el ámbito del Supremo Tribunal Federal —puesto que antes de asumir como ministros ya ocupaban cargos con fueros— los nuevos titulares de Ciencia, Tecnología y Comunicaciones, Gilberto Kassab; de Transportes, y de Salud. Tanto los políticos como las empresas citadas por el informe negaron cualquier irregularidad y señalaron que las donaciones fueron legales, puesto que están debidamente declaradas ante la Corte Electoral.
Contra Temer
El presidente interino de Brasil, Michel Temer, debió soportar en varias ciudades del país protestas en su contra cuya culminación tuvo lugar la noche del domingo con un cacerolazo durante una entrevista que concedió al programa dominical Fantástico, de la TV Globo.
Según informaron medios locales, hubo cacerolazos y bocinazos en Brasilia, San Pablo, Río de Janeiro y Porto Alegre, donde la gente salió además a las ventanas para gritar "Fuera Temer".
Según el portal de noticias UOL, el hashtag #ForaTemer se ubicó entre los trending topics de la noche con casi 40 mil menciones hasta entrada la madrugada.
En la entrevista, Temer, quien asumió el jueves después de que el Senado abriera un juicio político contra Dilma Rousseff que la mandataria calificó como un golpe de Estado, dijo que no va a postularse a la reelección en las elecciones de 2018.
Explicó que esta decisión le permite incluso "ser impopular", ya que podrá tomar iniciativas que no agraden a la población, pero que "produzcan beneficios para el país".
El cacerolazo se sumó a las protestas registradas en varias ciudades contra el político del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (Pmdb).
En San Pablo, un grupo de manifestantes cortaron el tránsito en la avenida Paulista, en el centro de la ciudad. Entre los reclamos, y al grito de"Fascistas, no pasarán", el grupo exigió la salida del Presidente en funciones y criticó que su gabinete no tenga ninguna mujer ministra, algo que no ocurre en el país desde la dictadura militar (1964-1985).
En tal sentido, Temer replicó durante la entrevista que la jefa de su despacho es una mujer, Nara de Jesús, aunque esa función no tiene rango de ministro.
Luego expresó que pretende nombrar otras tres mujeres para cargos de Gobierno, en las secretarías de Cultura, Ciencia y Tecnología, de Igualdad Racial y de la Mujer.
Estas secretarías perdieron el estatus de ministerios que tenían durante el Gobierno de Rousseff.
Según el portal UOL, también fue cuestionado durante las protestas el hecho de que varios de sus ministros sean investigados por su presunta participación en la trama de corrupción que operó en Petrobras.
Al menos siete de los 23 ministros nombrados el jueves son investigados en el marco de la operación Lava Jato, que desentrañó la colosal red de desvío de fondos y fraudes en licitaciones que actuó en la petrolera nacional.
Según los organizadores, participaron en la protesta paulista unas 10 mil personas, pero la Policía no divulgó estimaciones.
En Brasilia, un grupo de cerca de 200 personas cortó una de las pistas de acceso al Palacio del Planalto, sede de la Presidencia. También se manifestaron en Belo Horizonte, en Curitiba y Florianópolis.

RADIO ESCUCHAS DE SENSACIONES EN FACEBOOK

RADIO ESCUCHAS DE ANDRES ZARZUELO EN FACEBOOK GRUPO