¿Bajar el pulgar a SanCor pero seguir bancando a Aerolíneas?

SanCor surgió en 1938 con la unión de cooperativas de tamberos de la zona de Santa Fe y Córdoba, cono centro en la localidad de Sunchales, provincia de Santa Fe.
En 1943 inauguran la fábrica de Brinkmann en el noreste de la Provincia de Córdoba, para crear manteca, producto que hizo crecer a SanCor, porque tenía altos estándares de calidad internacional.
En 1943 inauguran la fábrica de Brinkmann en el noreste de la Provincia de Córdoba, para crear manteca, producto que hizo crecer a SanCor, porque tenía altos estándares de calidad internacional.

En 1953, abrió una oficina en Nueva York (USA) para facilitar el comercio internacional. En 1986 creó SanCor do Brasil Produtos Alimentícios, con sede en São Paulo (Brasil).
En 2016 tiene una situación financiera muy complicada.
Pero no es una sociedad anónima ni una sociedad de responsabilidad limitada. Es una cooperativa y, entonces, hay limitaciones en la resolución de su crisis.
La otra limitación consiste en que la crisis de la lechería alcanza a los tamberos, y a las plantas industriales.
Cuando se debate el impacto de la estanflación y el ajuste en marcha, ¿se banca políticamente la Administración Macri una convocatoria de acreedores de SanCor?
El balance de la empresa arrojó una pérdida de $1.527 millones, el peor de su historia, superando en 316% la pérdida declarada en igual lapso de 2015, la cual había sido de $367 millones.
SanCor no arroja ganancias desde 2012: está perdiendo $1,56 por litro de leche procesada, en un contexto de desplome de los precios internacionales, sobreoferta del mercado interno, pesada deuda de arrastre, atraso cambiario y suba de costos internos.
Pero hay algo más de fondo: también Mastellone (La Serenísima) sufrió fuertes pérdidas en igual período pero la diferencia con SanCor consiste en que la cooperativa intentó mantener los precios pagados al productor, y Mastellone no tuvo empacho en bajarlos.
10 años atrás (2do. semestre de 2006), SanCor pasó por un momento financiero sumamente delicado, y se tironearon la empresa (que tenía la limitación para su compraventa de ser cooperativa) entre un fondo deGeorge Soros, y empresarios locales (Enrique Eskenazi, Eduardo Eurnekian y Hugo Sigman) hasta que Néstor Kirchner y Hugo Chávez acordaron un salvataje, consistente en la venta de leche en polvo al país bolivariano, significando un ingreso de US$86 millones más ventas acordadas para los años siguientes.
El ministro de Producción, Francisco Cabrera, se reunió a comienzos de abril con la canciller Susana Malcorra (tema Venezuela); el secretario de Coordinación Interministerial, Mario Quintana; y autoridades del Banco Nación para estudiar la situación. No hubo acuerdo
Luego, a instancias del ex titular de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, directivos de SanCor se reunieron con el vicejefe de Gabinete del gobierno nacional, Gustavo Lopetegui, y con el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, solicitando una ayuda del Banco Nación que no se pudo concretar (ofreció el fideicomiso con Venezuela, que hoy día parece incobrable).
SanCor tampoco tuvo suerte en el Banco Meriva porque pérdidas acumuladas superan el patrimonio neto de la compañía.
Dicen que el único financiamiento disponible es el de Buenos Aires Factoring Capital S.A. (BAF), a tasas muy superiores a las de mercado.
SanCor tiene 4.700 empleados propios además de los de los 1.400 productores lecheros asociados y se viene el ajuste. Hay algunos problemas por delante:
> ¿Es posible mandar a la quiebra a SanCor pero seguir bancando Aerolíneas Argentinas, que también tiene un patrimonio neto en problemas?
> ¿Es posible rescatar a SanCor pero no a las otras lácteas que también tienen problemas?
> ¿Es posible desconocer lo de SanCor pero también ignorar el problema lácteo?
Un dato que no es menor: en las negociaciones, ¿dónde está el ministro de Agricultura y Ganadería, Ricardo Buryaile?

RADIO ESCUCHAS DE SENSACIONES EN FACEBOOK

RADIO ESCUCHAS DE ANDRES ZARZUELO EN FACEBOOK GRUPO