Estafa "familiar" en la constructora Mulet

El periodista de Tiempo de San Juan explicó el intríngulis dentro de la tradicional firma sanjuanina. El escándalo estalló cuando un sobrino denunció penalmente a su propio tío por fraude.
La denuncia se inició en la Fiscalía de Instrucción N° 3, cuando Pablo Mulet Esteso acudió a la Justicia porque se había sentido estafado al descubrir una serie de irregularidades en la firma que había quedado bajo su responsabilidad a partir del 13 de mayo de 2013.

En esa fecha se cambió la composición societaria de la empresa Mulet Construcciones, cuando Vicente y su esposa le cedieron las cuotas sociales a su hijo Pablo, quien fue designado como socio gerente de la firma, pasando a ser el jefe de su tío Joaquín.

"Después de aquella reunión comenzaron a producirse un sin número de actitudes respecto de la empresa por parte del Sr. Joaquín Mulet, razón por la que, y para evitar cualquier tipo de conflicto, decidieron no continuar con la firma Mulet SRL”, dice en una parte de la denuncia que hizo Pablo Mulet Esteso, quien se constituyó en querellante de la causa penal representado por el abogado Fernando Castro.
El periodista de Tiempo de San Juan explicó el intríngulis dentro de la tradicional firma sanjuanina. El escándalo estalló cuando un sobrino denunció penalmente a su propio tío por fraude.

El 25 de octubre de 2013 hubo un "Acuerdo de Socios para Administración”, el cual tenía el fin de regular legalmente la gestión y la administración de la empresa por aquella mala relación antes mencionada.

También allí determinaron la distribución de las obras que estaban en plena ejecución, quedando para la empresa de Pablo Mulet Esteso obras en Chimbas y Santa Lucía, donde luego se metió su tío.

Según la investigación judicial, Joaquín Mulet nunca respetó ese acuerdo y llegó a decir que "carece de todo valor”.

En la denuncia dice que Joaquín Mulet "se arrogó la representación” de la empresa Mulet Construcciones SRL y comenzó a administrarla sin ningún tipo de autorización o designación societaria, basado en el hecho de ser el propietario del 50 % de las acciones.

En la acusación también se precisó que la contadora Silvana Benavidez "juega un papel fundamental, en tanto era la mano derecha del Sr. Joaquín Mulet, interviniendo en la mayoría de los actos ejecutados”.

Tras la disolución de la firma Mulet Construcciones Electromecánica SRL, Joaquín Mulet, junto a sus hijos, creó la empresa Pedernal Construcciones SRL.

El denunciante afirma que lo hizo "para materializar el vaciado económico y patrimonial de Mulet SRL”.

De la disolución societaria de octubre de 2013, según la cláusula octava del convenio, Joaquín y Vicente Mulet acordaron repartirse en dos partes iguales los equipos y las obras a través de dos nuevas firmas comerciales. Una era para Pedernal SRL y la otra para El Roble SA, de Pablo Mulet.

QUÉ DIJO EL JUEZ

El juez Adárvez cuenta en su auto que "la maniobra urdida por Joaquín Mulet” fue la de "a pesar de haber renunciado al cargo de gerente general de Mulet Cosntrucciones SRL, arrogarse la representación de ésta persona jurídica y haber contratado por un precio irrisorio, desventajoso y perjudicial para Mulet Construcciones, favorable a sus intereses y de Pedernal Construcciones, sin participación alguna de Pablo Mulet Esteso”.

Respecto del rol de la contadora Silvana Benavídez, el juez Adárvez falló que "sabía de la mala relación personal y social a la que habían llegado en el tiempo Vicente y Joaquín Mulet y sus respectivos hijos”.

El juez cita que en el acta notarial de la disolución de la sociedad "las situaciones vividas en sede del domicilio de Mulet Construcciones, dan cuenta de una ruptura no sólo en lo social, más aún, en lo personal y familiar”.

El juez especifica que la contadora Benavídez "supo de lo indebido de Joaquín Mulet en perjuicio de Mulet Construcciones y de Pablo Mulet Esteso, a quien todavía le debía fidelidad por ser sencillamente uno de sus patrones, pero en definitiva tomó partido por Joaquín Mulet, participando en la maniobra de éste, al menos, con su silencio y ocultamiento de la contratación a favor de Pedernal Construcciones y por un precio irrisorio perjudicial para Mulet Construcciones”.

A modo de ejemplo, el juez citó en el procesamiento una información proporcionada por el denunciante para dimensionar la presunta estafa: Joaquín Mulet dispuso del alquiler de maquinarias de Mulet Construcciones por un monto de 12.000 pesos para su otra empresa Pedernal Construcciones, cuando sólo el alquiler mensual de una sola motoniveladora CAT 140 se cotiza en 11.900 dólares.