El problema es que no baje el dólar

País bipolar: ahora el problema es que no baje el dólar y la banca oficial sale a sostenerlo


Por: Luis Beldi
La emisión de nuevos bonos garantiza la abundancia de divisas para llegar a fin de año. El Gobierno pudo pagar vencimientos de Bonar X a acreedores del exterior, lo que no ocurría desde julio de 2014
La emisión de nuevos bonos garantiza la abundancia de divisas para llegar a fin de año. El Gobierno pudo pagar vencimientos de Bonar X a acreedores del exterior, lo que no ocurría desde julio de 2014

Hoy la preocupación del Gobierno es que el dólar no baje. Por eso las entidades oficiales impulsadas por el Banco Central salieron a adquirir divisas. La mesa de dinero de la autoridad monetaria compró por su cuenta 117 millones de dólares. Pudo haber adquirido más, pero la expansión monetaria que hubiera significado entregar más pesos a los vendedores de divisas, iba a jugar en su contra en momentos en que detener la inflación es una prioridad. Por eso pidió ayuda a las entidades oficiales (Nación, Ciudad y Provincia).
En total, los bancos oficiales compraron alrededor de 100 millones. De no haber sido por esta actitud, la divisa podría haber tenido una baja superior a los 10 centavos. El dólar "hoy", el que compra el público, cerró a 14,38 pesos.
El interés por los nuevos bonos que va a emitir la Argentina –la oferta es 4,5 veces el monto ofrecido- y la perspectiva de pagar tasas más bajas ha hecho que la preferencia por los pesos crezca. Las tasas de Lebac en 38 por ciento anual a 35 días, parecen imbatibles.
Pero en finanzas ganan los que ven bajo el agua. Hay inversores que saben que el Gobierno no va a dejar atrasar al dólar y va a impulsar su suba para que a fin de año llegue a niveles que no atenten contra la exportación. Esto implica que habrá un futuro de compras oficiales elevadas, si es necesario, para sostenerlo.
Esta creencia se refleja en las operaciones de mercado futuro. Donde la tasa salta de 18 por ciento anual a fin de abril a 30 por ciento a fin de junio. Para este fin de mes el dólar se negoció a 14,27 pesos y a finales de junio, a 14,97 pesos.
El "blue" también se desplomó, casi sin negocios. Perdió 13 centavos y cerró a 14,81 pesos.
EL DÓLAR Y LAS TASAS SERÁN LOS GRANDES PROTAGONISTAS DEL FUTURO
Las reservas, a todo esto, cayeron 11 millones a 29.224 millones de dólares a pesar de las compras de 117 millones y de la ganancia de 13 millones por la suba del oro y del euro.
Pero lo que provocó la baja fue la cancelación del cupón del Bonar X (un título que vence en 2017) por casi 400 millones. Un detalle: al levantarse el embargo se le pudo pagar 152,9 millones de dólares a los que tenían estos bonos con legislación argentina en el exterior. También se le pagaron 3 millones a Brasil por compensaciones de comercio exterior.
En el Mercado Abierto Electrónico (MAE), la principal plaza de títulos de la deuda, se negociaron 2.906 millones de pesos. Los títulos en dólares con legislación argentina, siguieron el camino de la divisa y bajaron. El Bonar X perdió casi 1 por ciento y el Bonar 2024 cedió 0,58 por ciento.
Las Lebac tuvieron un intenso movimiento y se negociaron más de 10 mil millones de pesos.
En la Bolsa, incidió directamente la situación de Brasil. La caída de Petrobras (-3,61%) hizo que el índice Merval de las acciones líderes terminara 0,20 por ciento abajo.
La suba de 1,88 por ciento de YPF, el otro papel de gran ponderación en el Merval, no fue suficiente para contrarrestar el derrumbe de la petrolera de Brasil.
Los bancos también tuvieron un buen comportamiento. Incluso, subieron en Wall Street donde Macro avanzó 3,03 por ciento.
El mercado sigue cambiando. El dólar y las tasas serán los grandes protagonistas del futuro. Las acciones seguirán a la expectativa del ingreso de dólares que reactive la paralizada economía.