El Estado Islámico fomenta una guerra civil

Josep Massot
La Vanguardia
Michel Onfray está habituado a la polémica. Aplazó la publicación en Francia de su libro Pensar el islam después de los atentados de noviembre en París. Aunque es acusado de islamofobia, el Estado Islámico utilizó una frase suya: “tenemos que dejar de bombardear poblaciones musulmanes”. Propone que Francia abandone el laicismo para crear un islam republicano, un pacto social por el cual el Estado financie mezquitas vía impuestos, supervisar los sermones y proteger a los musulmanes. Y se pregunta: “qué joven occidental está dispuesto a morir para defender los valores de nuestra civilización, la del supermercado y la venta on line?”. Onfray acaba de publicar en nuestro país Cosmos (Paidós).

Michel Onfray está habituado a la polémica. Aplazó la publicación en Francia de su libro Pensar el islam después de los atentados de noviembre en París. Aunque es acusado de islamofobia, el Estado Islámico utilizó una frase suya: “tenemos que dejar de bombardear poblaciones musulmanes”. Propone que Francia abandone el laicismo para crear un islam republicano, un pacto social por el cual el Estado financie mezquitas vía impuestos, supervisar los sermones y proteger a los musulmanes. Y se pregunta: “qué joven occidental está dispuesto a morir para defender los valores de nuestra civilización, la del supermercado y la venta on line?”. Onfray acaba de publicar en nuestro país Cosmos (Paidós).
–Una de las estrategias del Estado Islámico incluye ganar la batalla de las palabras y convencer de que han entablado una guerra con Occidente. ¿No cree que aceptar su terminología es proporcionarles una victoria innecesaria?
–No creo que los yihadistas quieran convencer de que han desencadenado una guerra en Occidente con palabras y signos, uniformes y banderas: es la realidad lo que nos convence que esta guerra existe de verdad, con sangre y cadáveres en las calles de París, el estado de sitio en todo el país y la militarización de la sociedad. En lo que se refiere a los combatientes del Estado Islámico, hay uniformes y armas, himnos y banderas. Existe un Estado Islámico, que una necedad infinita nos obliga a no mencionar con el pretexto de que mencionándolo daríamos existencia a lo que ya existe porque ha sido nombrado. Y dicho Estado fomenta una guerra civil en Francia: porque ¿qué es una guerra civil sino la situación en que una parte de la población empuña las armas para eliminar a otra parte de la sociedad en nombre de una ideología que separa a los dos campos? ¡Decir que los yihadistas fomentan una guerra civil dirigida por el califa al-Baghdadi no es dar la razón a los yihadistas, sino a la realidad!
–La experiencia demuestra que muchos combatientes islamistas no han leído el Corán. Acuden al EI o a Al-Qaeda para dar un sentido a sus vidas. Los sociólogos opinan que lo que ha fallado es la integración. ¿Está de acuerdo?
–En efecto, múltiples causas explican por qué los jóvenes se incorporan a las filas del EI. Entre ellas, la desaparición en Occidente de la figura de la autoridad, el padre, que es la figura del orden y del sentido, un punto de referencia que permite luchar contra el nihilismo de nuestra época. El EI garantiza una comunidad soldada; un ideal compartido; una visión del mundo simplista, basta con adherirse y obedecer; una ideología fácil que promete el paraíso para amigos y el infierno para enemigos; un jefe que dicta la ley, el califa, con quien se puede experimentar el placer de la obediencia que solidifica por un precio mínimo a los que buscan un sentido a la vida. Lectura integral del Corán no es necesaria. ¿Usted cree que todos los marxistas han leído El Capital? ¿Y los cristianos toda la Biblia? Conozco muchos psicoanalistas que están muy lejos de haber leído Freud. Ello no les ha impedido dominar amplias zonas del planeta.
–Cuestiona como ineficaz la respuesta emotiva de la población: selfies, flores, “yo soy Charlie”, rezar por París, por Bruselas ¿Qué otras soluciones propone usted?
–Una solución que piense en la paz antes de recurrir a la guerra.
–¿A qué se debe el ascenso de la xenofobia, el antisemitismo, etc?
–La miseria, la pobreza, la pauperización, el dominio del liberalismo,
©La Vanguardia
El Estado Islámico fomenta una guerra civil El Estado Islámico fomenta una guerra civil Reviewed by Andrés Zarzuelo on abril 14, 2016 Rating: 5
Con la tecnología de Blogger.