Reunión clave en Diputados para intentar destrabar la sesión por los holdouts

El gobierno nacional trabaja contrarreloj para evitar que naufrague el debate sobre Holdouts previsto para mañana en la cámara de Diputados: representantes del macrismo se encuentran reunidos con diputados opositores, para convencerlos de la necesidad de avanzar con el trámite parlamentario.

La cumbre se lleva a cabo en el despacho que Emilio Monzó ocupa en el Congreso de la Nación como presidente de la cámara Baja; en representación del oficialismo están el anfitrión, Luis Caputo y Mario Quintana, quienes dialogan con Diego Bossio (Bloque Justicialista) y se espera las llegadas de Margarita Stolbizer (GEN) y Marco Lavagna en representación del massismo.
El gobierno nacional trabaja contrarreloj para evitar que naufrague el debate sobre Holdouts previsto para mañana en la cámara de Diputados: representantes del macrismo se encuentran reunidos con diputados opositores, para convencerlos de la necesidad de avanzar con el trámite parlamentario.
reunión legislativa -infobae
Lo que parecía un debate legislativo ya encaminado para el macrismo, de repente se modificó por una noticia que llegó del exterior: la corte de Apelaciones de Nueva York dejó en suspenso la decisión del juez Thomas Griesa de levantar el embargo contra la Argentina. Y el escenario en Diputados se modificó...

La decisión de la Justicia norteamericana encendió las alarmas de la oposición y provocó incluso pedidos para que se postergue el debate previsto para este martes en la cámara Baja.

En ese contexto, el macrismo decidió convocar a los legisladores opositores que tienen dudas, para mantener una reunión en la que se analizarán los alcances de la resolución del tribunal de los Estados Unidos.

EL BLOQUE JUSTICIALISTA PIDIÓ LA SUSPENSIÓN DE LA SESIÓN DEL MARTES

El encuentro finalmente comenzó pasadas las 9 de la mañana en el despacho de presidencia de la Cámara y -en principio- contará con la participación de Diego Bossio (su espacio pidió aplazar la sesión del martes), el massista Marco Lavagna y funcionarios oficialistas.

El objetivo es evitar que se caiga la sesión en Diputados, y los encargados de convencer y llevarles tranquilidad a los legisladores opositores serán Luciano Laspina, Eduardo Amadeo, Luis Caputo y el abogado Eugenio Bruno (dos de los principales negociadores con los holdouts) y Marioo Quintana.

"Queremos informarle a todo el mundo que esto no es un tema grave, sino un tema procesal. Queremos seguir adelante con la estrategia", dijo ayer el presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara, Eduardo Amadeo.
El macrismo tomó esta decisión luego de que representantes de la oposición expresaran su preocupación por el nuevo escenario: un cambio de postura (no dar quórum) pondría en riesgo el plan oficialista de lograr el aval parlamentario para cerrar de una vez el acuerdo con los holdouts.
EL DEBATE EN EL RECINTO YA HABÍA SIDO APLAZADO UNA VEZ
El primero en alzar la voz fue el jefe de bloque de senadores del FpV, Miguel Pichetto, quien dijo que la decisión de la corte neoyorquina era "muy preocupante" porque "impacta de lleno en la negociación y las propuestas del gobierno argentino, ya que la mencionada cámara retoma la jurisdicción ante la presentación de otros bonistas que no han ingresado a los acuerdos pautados por Griesa".
De inmediato se sumó el Bloque Justicialista que integra Bossio: desde ese espacio directamente pidieron que el debate sea aplazado para "evaluar esta nueva situación jurídica" que pone en duda la salida del default y expondría al país a nuevos litigios con otros bonistas.
El FpV mira con atención
Conocida la noticia de la reunión que organizó el macrismo para despejar las dudas que generó el fallo del tribunal norteamericano, desde el Frente Para la Victoria consideraron positiva la decisión de analizar con detenimiento qué es lo que implica esta nueva resolución judicial.
Fuentes del bloque de diputados del FpV señalaron a este medio que "está bien que se evalúe suspender la sesión". Y esgrimieron dos razones: insistieron con que el encuentro estaría viciado por la polémica del chat entre Bossio y Nicolás Massot; y reafirmaron que el acuerdo que impulsa el oficialismo expone al país a una ola de demandas que sería catastrófica para el futuro de la Argentina.