Piden investigar a Nasisi por no haber reintegrado bienes

Rudolph y Matar denunciaron a las autoridades universitarias en la Federal por la falta de su material.Por Claudio Leiva - Diario De Cuyo
Ante la sospecha de que tuvieron responsabilidad en la desaparición de bienes y efectos personales de José Agustín Matar y Carlos Guillermo Rudolph, los ingenieros que fueron echados injustamente de la Universidad Nacional de San Juan (UNSJ) en la década de los ’90 y que después demandaron a la institución, el Ministerio Público Fiscal pidió que se investigue al rector de la casa de estudios, Oscar Nasisi, y al director del Instituto de Investigaciones Mineras, Pedro Sarquís. Los delitos que les imputan son los de haberse negado a devolver elementos que estaban bajo su custodia, abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público.Ante la sospecha de que tuvieron responsabilidad en la desaparición de bienes y efectos personales de José Agustín Matar y Carlos Guillermo Rudolph, los ingenieros que fueron echados injustamente de la Universidad Nacional de San Juan (UNSJ) en la década de los ’90 y que después demandaron a la institución, el Ministerio Público Fiscal pidió que se investigue al rector de la casa de estudios, Oscar Nasisi, y al director del Instituto de Investigaciones Mineras, Pedro Sarquís. Los delitos que les imputan son los de haberse negado a devolver elementos que estaban bajo su custodia, abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público.

El planteo, que debe ser resuelto por el juez federal Leopoldo Rago Gallo tiene origen en una denuncia que formularon en septiembre del año pasado Rudolph y Matar en la sede de la Policía Federal Argentina de la calle Entre Ríos, con el patrocinio del abogado Miguel Arancibia. En la presentación original se apuntaba contra las autoridades universitarias y los miembros del Consejo Superior pero, por ahora, la Fiscalía sólo pidió que se investigue a Nasisi y a Sarquís.

La intervención del rector en los hechos que motivaron la presentación tiene origen en que a pesar de los reiterados pedidos de devolución de los bienes que les fueron incautados a los ingenieros en su momento, se ha negado a resolver la cuestión. En el escrito se habla de “actitud reticente” del funcionario universitario. Y contra Sarquís, porque cuando se produjeron los hechos que motivaron la denuncia, estuvo presente cuando, con la colaboración de un escribano público, un grupo ingresó a las oficinas de los profesionales, con la intervención de un cerrajero, y se colocó la documentación y los elementos de los ingenieros en 14 cajas, pero hasta ahora sólo han aparecido 9 y con los respectivos precintos rotos.

El origen de la disputa se remonta a la gestión del exrector Tulio del Bono, cuando Rudolph y Matar fueron denunciados por la supuesta comisión de los delitos de malversación de caudales públicos y les retuvieron sus bienes con intervención de un escribano, pero en un juicio que tuvo lugar en 2008 fueron absueltos. Y desde entonces mantienen una pelea con la casa de estudios, que incluye un juicio civil en el que reclaman un resarcimiento económico y una pedido público de disculpas (ver aparte).

Entre los efectos faltantes hay agendas de trabajo, proyectos y hasta libros que reclaman como propios. También parte del equipamiento con el que trabajaban, que incluye una copiadora de planos, un equipo de geofísica, un laboratorio de electroquímica, planotecas, una PC con su impresora, muebles y hasta un aire acondicionado.

En el planteo fiscal se hace referencia a que han transcurrido “más de 26 años desde que la ACIIM fue privada de sus bienes, equipos, documentación y proyectos, sin que surjan de las actuaciones analizadas motivos suficientes que permitan a la UNSJ justificar la retención de los bienes reclamados por los denunciantes, sino por el contrario revelan una actitud desaprensiva, dilatoria y negligente en el cuidado de los elementos...”.

Por el tipo de acusación, incluso en el caso de que las autoridades universitarias fueran encontradas culpables, no irían a la cárcel porque el delito es excarcelable.