Lorenzetti habría pagado cien mil pesos para que la asesinaran

Cien mil pesos. Ésa es, según constancias que hay en el expediente, la suma que habría pagado el intendente de La Calera, Diego Lorenzetti, para que mataran a su mujer, Romina Aguilar, asesinada de dos balazos en la puerta de su casa del barrio Faecap, de San Luis, la mañana del sábado 30 de enero.
Cien mil pesos. Ésa es, según constancias que hay en el expediente, la suma que habría pagado el intendente de La Calera, Diego Lorenzetti, para que mataran a su mujer, Romina Aguilar, asesinada de dos balazos en la puerta de su casa del barrio Faecap, de San Luis, la mañana del sábado 30 de enero.
Pero ¿quién se quedó con el pago? El brasileño Edivaldo De Oliveira Pereira dijo, en su confesión ante la jueza Virginia Palacios, que él no vio un peso de esa paga.
Está probado que Lorenzetti, dueño de una fábrica de hielo, de una empresa de mantenimiento industrial y de caballos de carrera, salió tiempo antes del crimen a pedir prestada esa plata. Se la facilitó un comerciante de San Luis, al que, en garantía, el intendente de La Calera le entregó el título de una de sus camionetas.
El pedido de dinero, por sí solo, no basta para sostener que era para pagarles a los sicarios. Pero hay indicios que llevan a pensar que Lorenzetti no quería ese dinero para un motivo confesable, porque le mintió al prestamista, reveló un investigador.

EL DIARIO DE LA REPÚBLICA/SAN LUIS

Escuchá el programa Sensaciones

Escuchá el programa Sensaciones
Programa radial de fin de semana