ÉSTA SEMANA PROMETE MÁS EL ESCÁNDALO DEL ARZOBISPADO

Brozina ampliará por escrito su declaración

Daría detalles de las anomalías que contó cuando compareció por primera vez.Por Leonardo Domínguez - Diario De Cuyo
El exadminstrador del Arzobispado denunciado por monseñor Alfonso Delgado ampliará esta semana su declaración como imputado por la desaparición de una importante suma de dinero de la entidad y lo hará por escrito. Según dijeron en su entorno, Juan Brozina hará la presentación jueves o viernes y explicará cuál era el presunto destino irregular que tenía el dinero por el que lo responsabilizan. El profesional reconoció en su primera defensa que era parte de manejos anómalos, pero le endilgó todo al obispo y aseguró que sería un escándalo si se conocen los pagos impropios que hacía.

El exadminstrador del Arzobispado denunciado por monseñor Alfonso Delgado ampliará esta semana su declaración como imputado por la desaparición de una importante suma de dinero de la entidad y lo hará por escrito. Según dijeron en su entorno, Juan Brozina hará la presentación jueves o viernes y explicará cuál era el presunto destino irregular que tenía el dinero por el que lo responsabilizan. El profesional reconoció en su primera defensa que era parte de manejos anómalos, pero le endilgó todo al obispo y aseguró que sería un escándalo si se conocen los pagos impropios que hacía. 

Brozina fue el primero en ser indagado por el juez Benedicto Correa, como sospechoso de haber desviado dinero del Arzobispado a su cuenta y alzarse con una suma de entre 500 mil y 700 mil pesos. Su citación respondió a la denuncia que presentó en febrero monseñor, quien aportó prueba documental con la intención de comprobar que el exadministrador y el extesorero de la institución, Darío Tapia, eran los responsables. 

El exadministrador salió aquella vez de contraataque. Frente al juez primero y después en una entrevista con este diario, dijo que era cierto que hacía transferencias de dinero a su cuenta particular y aseguró que todo era por orden del propio Delgado. Según Brozina, el obispo le había pedido que hicieran esa triangulación para cubrir pagos impropios a la Curia, él le entregaba la plata a monseñor y éste último le daba ayudas a curas para que apoyaran sus decisiones dentro de la Iglesia.

Aunque dijo que sería un escándalo si se conociera el destino de la plata, el imputado no quiso contar más y adelantó que lo iba a hacer cuando ampliara su indagatoria. Supuestamente, todos los detalles de la grave acusación que lanzó y otras presuntas irregularidades en el manejo de fondos del Arzobispado serán parte del escrito que presentará este semana en la causa.

Monseñor contradijo a Brozina y, con evidentes signos de malestar, lo acusó de dar manotazos de ahogado y de querer embarrar la cancha. Lo dijo en los medios y hasta en algunas homilías que dio durante la Semana Santa. “Cuando no se puede enfrentar la verdad, cuando no se tiene las cosas muy limpias, el recurso es mentir, es inventar”, sostuvo la máxima autoridad de la Iglesia sanjuanina.

El otro indagado fue Tapia, que cargó las tintas sobre Brozina por una supuesta maniobra con los recibos que se les entregaban a los curas cuando rendían el dinero de la limosna. Aparentemente los papales se hacían por el monto real y contablemente se asentaba una cifra menor.

Con la polémica en ebullición, el juez Correa llamó a declarar como testigo al vicario Román Becerra, que es el número dos de Delgado. Su testimonio también tuvo como objetivo al exadministrador.

Brozina había dicho en su defensa que todas las transferencias, incluyendo las que iban a su cuenta, necesitaban de dos claves, la de él y la que manejaba Becerra. El contador aseguró que el sacerdote no la usaba y sugirió que estaba en poder de monseñor, afirmación que el vicario negó. Según dijo frente al magistrado, su clave la usaba el exadministrador.

Escuchá el programa Sensaciones

Escuchá el programa Sensaciones
Programa radial de fin de semana