Bloqueo en el centro de San Pablo: "No saldremos de aquí hasta que caiga Dilma"

Una veintena de carpas aparece entre las miles de personas que protestan este jueves en San Pablo: sus ocupantes dicen que permanecerán en la calle hasta que caiga la presidente Dilma Rousseff.
La neurálgica avenida Paulista de la capital financiera de Brasil ha sido el epicentro de las protestas de la oposición. Fue allí donde se congregaron el domingo 1,4 millones de personas y donde este viernes el oficialismo espera también manifestarse, pero a favor del Gobierno.

La neurálgica avenida Paulista de la capital financiera de Brasil ha sido el epicentro de las protestas de la oposición. Fue allí donde se congregaron el domingo 1,4 millones de personas y donde este viernes el oficialismo espera también manifestarse, pero a favor del Gobierno.
"De aquí no nos movemos", asegura Cristiane Galvao, de 44 años, una de las participantes de una protesta que comenzó la tarde del miércoles cuando el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) fue nombrado jefe del gabinete.

La avenida Paulista se llena de manifestantes noche a noche

Un policía lanza una granada de gas en Brasilia, donde también hay protestas frente al Congreso

Una multitud salió a la calle y un grupo incluso pasó la noche en esa avenida, que el jueves por la noche seguía bloqueada por miles de manifestantes que vienen y van. No todos están dispuestos o pueden dormir ahí.
Pero Galvao junto a otras 60 personas, muchas de su grupo llamado Patria Amada Brasil en referencia al último estribillo del himno nacional, se instalaron en la Paulista para presionar por la caída de la mandataria.
"VAMOS A HACER UNA PROTESTA COMO LA QUE HUBO EN UCRANIA", ASEGURAN
"Vamos a hacer una protesta como la que hubo en Ucrania. No saldremos de aquí hasta que caiga Dilma", afirma Galvao a la AFP, segura de que "mañana" (por este viernes) serán muchos más los manifestantes.
"Hemos recibido el apoyo de la gente, nos traen agua y comida. Aquí seguiremos hasta que Dilma caiga", insiste.
El improvisado campamento está ubicado frente al enorme edificio de la patronal FIESP, que iluminó su fachada con el verde y amarillo de la bandera brasileña atravesada con una franja negra en la que se leía "Renuncia ya".
Desde el escenario que se montó frente al edificio un orador exclama ante el público enfervorizado: "¡Para que nunca más la izquierda gobierne este país!".

RADIO ESCUCHAS DE SENSACIONES EN FACEBOOK

RADIO ESCUCHAS DE ANDRES ZARZUELO EN FACEBOOK GRUPO